México vs. Alemania: El renacimiento de la perseverancia mexicana

El ex-jugador del Pachuca, Hirving Lozano, anotó el gol que dio la victorio y euforia al equipo mexicano. (Foto: FIFA World Cup/Facebook

Por Alexa Hernandez Romero

Moscú, 19 de junio 2018 – El domingo pasado México pasó una de las mayores pruebas de fútbol, reavivando la esperanza de los mexicanos al equipo.  En el juego contra Alemania, el TRI le ganó con el gol del jugador Hirving “Chuky” Lozano, que dio la victoria al equipo azteca y dando alegría al pueblo mexicano.

México y Alemania siempre han sido rivales y amigos del fútbol, el domingo pasado el equipo mexicano se enfrentó con sus mejores jugadores para poder ponerse en alto. El equipo alemán traía a grandes estrellas, como Thomas Müller, Toni Kross y el mismo archero Manuel Neuer. Por su parte el equipo mexicano contaba con grandes presencias como la del Javier “Chicharito” Hernández, Rafael Márquez, Andrés Guardado, entre otros grandes jugadores.

El balón rodó en la cancha y el nerviosismo comenzaba para ambas naciones, por un lado los alemanes sabían que México no era un equipo fácil, por su “curiosa” forma de jugar; como la definió Joachim Löw, entrenador del equipo germano, en la entrevista previa al partido. Los mexicanos sabían que Alemania tiene una gran historia futbolística, así como nuevas figuras que ellos no conocían, pero Juan Carlos Osorio, entrenador mexicano, dijo en la misma entrevista que no se debería de estar nerviosos, porque el TRI daría lo mejor de sí.

Alemania desde un inició se mostró como un equipo fuerte, siempre con  gran velocidad y grandes remates, por su parte México no se quedó atrás, los pases eran ligeros, las triadas de jugadores que siempre se veían, ahora se veían cambiadas. Algo muy característico de México, era la motivación de jugar, ellos desde un inicio mostraban ese entusiasmo, eran como ver unos niños jugar con sus súper estrellas, con esa esperanza de ganarles, con esa alegría en sus bocas.

En la banca ambos entrenadores estaban serios, ninguno daba instrucciones, sólo miraban fijamente cuando los ataques comenzaban a ser más fuertes. Fue hasta el minuto 34 cuando se formó una triada entre Guardado, Lozano y Hernández. Hernández obtuvo el esférico, Guardado corrió de lado izquierdo de forma veloz, provocando que corrieran detrás de él, así dejó a Lozano libre; por un segundo se mostró que Chuky perdería el balón pero con un solo golpe, fue un gol para México.

El estadio se convirtió en una locura, la gente no dejaba de gritar, en México miles de aficionados celebraban, haciendo retumbar el Centro Histórico de la Ciudad de México, con tantos brincos. Terminó el primer tiempo, ambos equipos se fueron tranquilos pero al regresar la emoción comenzó de nuevo.

En el corazón mexicano estaba la esperanza de otro gol y en el alemán estaba la misión de empatar, ambos partidos comenzaron a subir más su nivel de juego. Toni Kross no dejó de brillar, el actual jugador del Real Madrid hizo tres intentos de gol, que paralizaron a todos los aficionados. Por su parte, el mexicano Miguel Layún, actual jugador del Sevilla, falló dos veces.

Löw no dejó de ser estratégico, cambió jugadores, formó una triada nueva, donde debutaron: Julian Draxler, Joshua Kimmich y Julian Brant; así se notó la siguiente estrategia: Brant era el que conseguía el balón y debía pasarlo a sus otros dos compañeros. Hubo dos grandes intentos, pero ninguno funcionó.

Los últimos veinte minutos fueron agonizantes, la esperanza de los germanos estaba a flor de piel, la barra alemana estaba nerviosa, otros mostraban descontento, pero la mayoría mostraba una cara de desconcentro. Los jugadores alemanes se miraban unos a otros, no podían entender qué estaba pasando; pero eso no los paró e hicieron que esos minutos fueran agónicos para los mexicanos. El nivel futbolístico estaba totalmente alto, no dejaban de atacar a la selección azteca, mientras se escuchaba el “cielito lindo” en todo el estadio.

Finalizó el partido, los alemanes con su gran profesionalismo fueron a felicitar a sus contrincantes. La barra mexicana era multifacética, unos brincaban sin parar, otros lloraban porque no creían lo que estaba pasando. Muchos mexicanos no apoyaron a su selección y aseguraron que Alemania ganaría 4-1 o 3-0; muchos restaurantes y tiendas en México apostaron en contra del TRI porque consideraban a su equipo nacional muy inferior. Sin embargo, este partido rompió expectativas.

Osorio ha declarado que estudió a los teutones por 6 meses, viendo miles de videos, él sabía que no sería fácil porque Alemania es una gran potencia futbolística; aclaró que no se dejará de trabajar porque el siguiente partido (23 de junio) con Corea no será fácil. Desde un inicio Osorio no levantó grandes expectativas y  con el escándalo “sexual”  por parte de los jugadores en una fiesta antes del partido con Dinamarca,  recibió aún más críticas; algunos medios hasta pedían su renuncia. Sin embargo, el entrenador colombiano mostró su labor de estudio, su perseverancia, su amor por el fútbol y… su gran confianza por el equipo de México. (dmz/ahr)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*