Alemania tendrá por fin Gobierno después de 5 meses

SPD realiza la votación de militancia para aceptar la coalición con Angela Merkel, con ello su próxima reelección como canciller. (Foto: SPD/Facebook)

 

Por María Prieto

Berlín, 4 de marzo 2018 – Alemania despidió hoy su mayor crisis de Gobierno después de que la militancia del Partido Socialdemócrata (SPD) autorizase en una consulta vinculante la reedición por otros cuatro años de la gran coalición con el bloque conservador al mando de la canciller Angela Merkel.

Más de cinco meses después de las elecciones generales, la potencia europea contará finalmente con un Ejecutivo con plenos poderes. Un 66 por ciento de los afiliados del SPD dieron el “sí” a la reanudación de la alianza que ya dirigió Alemania en la anterior legislatura.

Event Tickets at TicketNetwork.com

“La militancia del SPD ha dado su visto bueno con gran mayoría a la propuesta de la cúpula del partido. Está claro que SPD va a formar parte del próximo Gobierno de Alemania”, declaró Olaf Scholz, presidente interino del SPD y alcalde de la ciudad-Estado de Hamburgo.

“La decisión no ha sido fácil. Los debates de los últimos días nos han ayudado a crecer y nos dan la fuerza para ser un partido de Gobierno y para el proceso de renovación en nuestras filas”, agregó desde la Willy-Brandt Haus, la sede del SPD en Berlín.

La votación, a la que estaban llamados más de 463,000 miembros del SPD y cuya participación alcanzó la cifra récord del 78 por ciento, era el último escollo que se debía salvar para poner en marcha un nuevo Gobierno en la primera economía europea, después de que conservadores y socialdemócratas acordasen a principios de febrero un pacto de Gobierno y el reparto de los ministerios.

“Ahora, ¡a trabajar! Alemania y Europa”, escribió en su perfil de la red social Twitter el jefe de Gabinete de Merkel, el conservador Peter Altmaier, quien ocupará la cartera de Economía en el futuro Gobierno.

La luz verde de los socialdemócratas allana el camino para un cuarto mandato consecutivo de Angela Merkel. Según los planes, la canciller será reelegida el próximo 14 de marzo en el Parlamento del país, Bundestag.

También en los próximos días se dará a conocer el gabinete definitivo que guiará los designios del país durante los próximos cuatro años. A estas alturas, Merkel ya ha desvelado quiénes serán las personas de su partido que ocupen cargos ministeriales pero el SPD decidió esperar y comunicar quiénes serán sus seis ministros una vez concluida la consulta con su militancia.

No obstante, los medios ya han filtrado varios nombres y desde el histórico partido han confirmado que su intención es contar con un equipo paritario de tres hombres y tres mujeres. Se espera que Olaf Scholz, alcalde de Hamburgo y presidente en funciones del SPD asuma el todopoderoso Ministerio de Finanzas, que hasta ahora estaba en manos de los conservadores que comanda la canciller.

Merkel gobierna ininterrumpidamente en Alemania desde hace trece años. La dirigente dirigió los destinos de la primera economía europea por primera vez entre 2005 y 2009 al mando sus Uniones Demócrata y Socialcristiana (CDU/CSU) con el SPD.

La siguiente legislatura gobernó con el Partido Liberal como socio menor y ya en su tercer mandato, que culminó el pasado mes de septiembre, retomó el modelo inicial de la gran coalición contando de nuevo con los socialdemócratas como aliados. Esta alianza entre los dos principales partidos del país será la que rija hasta 2021.

El voto favorable de la militancia socialdemócrata, que mantenía en vilo a Europa y a buena parte de la comunidad internacional, le sirve a Alemania para enterrar definitivamente la parálisis de casi medio año a la que se vio condenada al contar con un Ejecutivo en funciones.

Además, revive a una Merkel, que tras pasar por horas bajas, logra salir airosa de uno de los mayores desafíos que tuvo que enfrentar en su carrera política. La dirigente ganó los comicios legislativos del pasado 24 de septiembre sin embargo no alcanzó la mayoría necesaria para gobernar en solitario.

Una vez fracasado su primer intento de forjar una inédita alianza con el Partido Liberal (FDP) y Los Verdes, la dirigente hizo gala de su consabido pragmatismo hasta lograr sentar en la mesa de negociaciones a los socialdemócratas, quienes la misma noche electoral y tras sufrir su peor resultado histórico desde 1949 descartaron categóricamente formar parte del Gobierno y anunciaron a bombo y platillo que pasarían a las filas de la oposición. (dmz/dpa/ahr)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*