Bayern confirma hegemonía en Alemania, pero emergen nuevos rivales

Bayern festeja el título 25  (Foto: fcbayern)

 

Por Derek Wilson

Berlín, 24 de mayo 2015 – El Bayern Múnich al mando de Josep Guardiola cimentó con su vigésimo quinto título de Liga la hegemonía en el fútbol alemán, pero esta temporada surgieron inesperadamente nuevos rivales, el Wolfsburgo y el Borussia Mönchengladbach.

El equipo bávaro nunca vio peligrar su segundo título a las órdenes del ex técnico del Barcelona y ya desde la quinta fecha no cedió el cetro hasta alzarse con el campeonato cuatro jornadas antes del final mientras que sus antiguos adversarios luchaban con falta de constancia y problemas diversos.

“Felicitaciones al equipo y a nuestros hinchas”, dijo Guardiola después de recibir la tradicional ducha de cerveza con la que los bávaros celebran sus éxitos.

Event Tickets at TicketNetwork.com

“Nos han alentado de una forma espectacular, especialmente contra el Barcelona”, abundó Guardiola sobre las semifinales de la Liga de Campeones de las que fueron expulsados por los catalanes.

“Vamos a volver más fuerte la próxima temporada y con el mejor equipo posible”, prometió.

El Bayern ganó el título pese a una racha de lesiones, una muestra de la calidad del plantel con que cuenta Guardiola y de la debilidad de los rivales locales.

El Borussia Dortmund le puso un palo entre las piernas al eliminarlo en la tanda de penales de las semifinales de la Copa Alemana, pero los campeones germanos de 2011 y 2012 tuvieron un comienzo desastroso de temporada y pasaron la primera mitad del año luchando contra el descenso.

Al menos se pueden consolar con una plaza en la Liga Europa. Quedó séptimo en la Liga, lo que le da acceso a la fase de clasificación y si gana el sábado próximo la Copa en la final con el Wolfsburgo, se asegura el acceso directo a la Liga Europa.

La final en Berlín también dará la posibilidad al carismático Jürgen Klopp de cerrar por todo lo alto una era de siete años a cargo del Dortmund.

El técnico que llevó al Dortmund a ganar dos Ligas, una Copa y ser finalista de la Champions, anunció que dejaba el club y que aún no tenía ofertas para una nueva misión.

“Tengo ganas de pasearme en camión por la Plaza Borsig con un buen motivo”, había anunciado Klopp la intención de festejar con la hinchada del Dortmund un último título.

El desplome del Dortmund en la tabla dejó un hueco entre el Bayern y el resto que fue llenado por el Wolfsburgo y por el Borussia Mönchengladbach, que dio un giro radical bajo la tutela del técnico Lucien Favre.

El suizo se hizo cargo del Gladbach en plena puja por la permanencia en 2011 y llevó al plantel a hacerse con su primer billete para la Liga de Campeones el próximo año.

“El tercer puesto es un resultado increíble”, celebró Favre, cuyo plantel acumuló más puntos que ningún otro en la segunda mitad de la temporada.

El Bayer Leverkusen acabó cuarto y disputará la fase clasificatoria para la Champions, mientras que el Augsburgo obtuvo su primer pase a la Liga Europa al finalizar en quinta posición. Se le sumará el Schalke, que quedó sexto pese a ganar sólo dos de sus últimos diez encuentros.

Hoffenheim y Eintracht Frankfurt, que tuvo en sus filas al máximo goleador, Alexander Meier, con 19 tantos, completaron la parte superior de la clasificación.

El Werder Bremen de los argentinos Franco Di Santo y Santiago García terminó décimo tras una remontada a cargo del nuevo técnico Viktor Skripnik, mientras que el ascendido Colonia celebró su regreso a primera con un duodécimo puesto, seguido por el Mainz.

La lucha contra el descenso fue más emocionante que nunca. Seis equipos se debatieron para continuar en primera en el último día del campeonato.

El Hannover consiguió el puesto 13, mientras que el Stuttgart logró volver a salvarse de la mano del holandés Huub Stevens. El quíntuple campeón germano cerraba la tabla hace tres fechas y consiguió sendos triunfos para quedar a salvo, en el decimocuarto lugar.

“Estamos muy aliviados,” dijo Stevens, quien abandona al equipo tras ver cumplida su misión de rescate.

El Hertha Berlín también se tambaleó, pero quedó a salvo por la diferencia de goles con el Hamburgo.

El club del norte alemán, el único que nunca perdió la categoría en 52 años de Bundesliga, puso los pies fuera de la zona roja con un 2-0 sobre el Schalke y, al igual que el año pasado, tendrá que disputar dos partidos de repesca con el tercero de la segunda división para seguir ufanándose de su calidad de “dinosaurio” de la Liga germana.

El Freiburg y el ascendido Paderborn se despidieron de la primera, el segundo tras sólo una campaña. “Al final se puede ver quién cae. Es el dinero el que hace los goles, eso está confirmado”, sostuvo el técnico del Paderborn, Andre Breitenreiter. (dmz/hl)

Hinterlasse jetzt einen Kommentar

Kommentar hinterlassen

E-Mail Adresse wird nicht veröffentlicht.


*


Diese Website verwendet Akismet, um Spam zu reduzieren. Erfahre mehr darüber, wie deine Kommentardaten verarbeitet werden .