Prelado alemán: Romero sigue dando fuerza a mucha gente

El arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero (Foto: almomento.mx)

 

Essen, 23 de mayo 2015 – La beatificación del arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero permitirá continuar con el proceso de reconciliación en el país centroamericano, valoró en entrevista con dpa el prelado alemán Bernd Klaschka, gerente de la misión católica alemana Adveniat, que apoya desde hace más de medio siglo a El Salvador.

Klaschka, quien asistirá hoy a la ceremonia de beatificación en San Salvador, se mostró convencido de que el arzobispo asesinado hace 35 años sigue dando fuerza a mucha gente que lucha contra las violaciones de los derechos humanos y la injusticia.

dpa: El proceso de beatificación de Romero comenzó en 1997 pero se estancó una y otra vez. Ahora todo ha ocurrido con mucha rapidez. ¿Tenía que llegar un latinoamericano, el papa Francisco, a la Santa Sede, pera beatificar a Romero?

Klaschka: La visión de Roma cambió al ser elegido papa el cardenal Jorge Mario Bergoglio, al elegir éste el nombre de Francisco y al ser el primer latinoamericano en el sillón de Pedro. La visión latinoamericana y la experiencia latinoamericana respecto a la iglesia y la sociedad están más presentes. El papa Francisco llevó esa perspectiva a Roma y allanó el camino para comprender la obra del arzobispo Oscar Romero. Esto aceleró mucho el proceso de beatificación.

Event Tickets at TicketNetwork.com

dpa: ¿Qué significa la beatificación de Romero para El Salvador, un país aún muy dividido, y para el proceso de reconciliación entre la izquierda y la derecha?

Klaschka: La beatificación es el reconocimiento del gran sufrimiento de los salvadoreños, pero también de su constante lucha por la justicia y la paz. Significa que la gente tiene a una persona en El Salvador que le sirve de modelo. De esta forma, las distintas agrupaciones en el país pueden entablar el diálogo y puede continuar el proceso de reconciliación que tiene lugar en El Salvador pese a toda la violencia, a todos los antagonismos. Algunas élites políticas aún tienen reparos hacia la beatificación. Pero el hecho de que la iglesia, que tiene una gran autoridad moral en el país, beatifique a Romero abre puertas y crea una nueva mentalidad. Creo que así la gente se puede aunar en torno a Romero. Sean de izquierda o de derecha, los salvadoreños tienen a alguien de ellos, al beato Oscar Romero. Romero le da hoy en día la fuerza a mucha gente que lucha contra las violaciones de los derechos humanos y la injusticia.

dpa: Romero fue un obispo político que defendía a los desamparados. Mientras que la Iglesia católica colaboraba con frecuencia en otros países latinoamericanos con las juntas militares, el obispo criticaba abiertamente al régimen de El Salvador. ¿Cómo ve usted el rol de la iglesia en el discurso político en América Latina en la actualidad?

Klaschka: La iglesia en América Latina es la instancia con mayor credibilidad social. Por ello es que se hace escuchar por la clase política y se empeña en favor del respeto de los derechos humanos, la justicia social y la paz (…) El discurso político de la iglesia en América Latina depende de la situación de cada país. Una situación que es distinta en Colombia de Brasil, Perú, Guatemala o Venezuela. En Venezuela, por ejemplo, la iglesia apoya con vehemencia el respeto de los derechos humanos, de la libertad de opinión y de la diversidad política porque allí existe el peligro de que se afiance un régimen que ya ha violado estos derechos. En Colombia, la iglesia juega un papel clave de mediación en el proceso de reconciliación entre la guerrilla, los paramilitares y el gobierno. (dmz/hl)

Hinterlasse jetzt einen Kommentar

Kommentar hinterlassen

E-Mail Adresse wird nicht veröffentlicht.


*


Diese Website verwendet Akismet, um Spam zu reduzieren. Erfahre mehr darüber, wie deine Kommentardaten verarbeitet werden .