La sustentabilidad ya es tendencia en la industria automotriz alemana 

La nueva tecnología en los autos con la mira del cuidado del medio ambiente. (Foto: Volkswagen/Facebook)

Múnich, 17 de enero 2017 – El interior de los coches modernos viene cada vez más equipado con materias primas renovables, que en comparación con productos fabricados sintéticamente tienen una serie de ventajas: en primer lugar, se renuevan y en teoría están disponibles infinitamente. Por otra parte, tienen buenas propiedades de aislamiento y registran buenos resultados en caso de accidentes. Además, bajo ciertas circunstancias, son biodegradables.

Por Fabian Hoberg

Múnich, 17 de enero 2017 – El interior de los coches modernos viene cada vez más equipado con materias primas renovables, que en comparación con productos fabricados sintéticamente tienen una serie de ventajas: en primer lugar, se renuevan y en teoría están disponibles infinitamente. Por otra parte, tienen buenas propiedades de aislamiento y registran buenos resultados en caso de accidentes. Además, bajo ciertas circunstancias, son biodegradables.

“A menudo tienen un mejor registro de emisiones de CO2, son más livianos, más fáciles de reciclar y ofrecen ventajas en la apariencia y el tacto”, sostiene Daniela Bohlinger, jefa del Departamento de Diseño Sustentable de BMW.

En el modelo eléctrico BMW i3, alrededor de un 20 por ciento del habitáculo lleva materiales reciclados, mientras que en el BMW convencional es de un 15 por ciento. Dependiendo del equipamiento, hasta un 80 por ciento del revestimiento interior del auto está compuesto por fibras naturales renovables o materias primas sustentables. Entre ellos, la planta tropical kenaf, que tiene una apariencia similar al bambú, el eucaliptus europeo, la lana (en lugar de algodón) o el extracto de hoja de olivo para el cuero curtido (en lugar de productos químicos).

Las oportunidades para el uso de estas materias primas son infinitas. “Analizamos todo tipo materias, que incluyen por ejemplo los frutos secos de kapok”, señala Bohlinger. Pero además de los recursos renovables, BMW también investiga materiales procedentes del reciclado de plásticos. A partir de las baterías de arranque recuperadas y parachoques viejos se fabrican piezas de plástico para guardabarros, pisos o paneles para cables. “Lo más importante para todos los materiales es que deben cumplir con las mismas normas de calidad que los materiales convencionales”, recalca.

En la producción en serie de Volkswagen se utilizan fibras como el lino, cáñamo, kenaf, papel, celulosa, algodón y madera. Algunos de estos materiales se encuentran en paneles de la puerta y revestimientos laterales o en el suelo. En el nuevo Golf hay más de cien componentes fabricados a partir de recursos renovables.

Sin embargo, estos productos también tienen algunos problemas. El olor es uno de los mayores desafíos de los desarrolladores. “Se puede superar con procesos de fabricación adecuados”, asegura Peter Weisheit de VW.

Por su parte, Audi utiliza en algunos modelos hasta un cinco por ciento de materiales orgánicos, incluidos tejidos de algodón, madera, materiales de fibra de madera y cuero. Pero también para esta marca alemana tiene que estar asegurada la resistencia de los materiales contra el desgaste natural, la humedad, el calor, los rayos ultravioletas y los productos químicos.

Mercedes también reviste los paneles interiores de las puertas con fibras naturales. “En todos los modelos utilizamos en distintos componentes cáñamo, kenaf, algodón, lana, lino, fibra de coco, fibras de celulosa o madera”, apunta Anita Engler, directora de Desarrollo de Productos Sustentables de la empresa alemana, que está ampliando en sus modelos el uso de materiales ecológicos.

“Las fibras naturales se utilizan sobre todo para los componentes internos y no visibles”, señala. Mercedes sólo prescinde del uso de materias primas recicladas o renovables en componentes que tienen relevancia en caso de colisión. “Hasta ahora, ningún estudio demostró que el material cumpla con los requisitos de seguridad”, agrega Engler.

“La sustentabilidad se está definiendo cada vez más como un tema de primer orden”, asegura Bohlinger de BMW.

“La sustentabilidad es la gran tendencia de la actualidad, que desde el punto de vista comercial pero también para los clientes es muy interesante”, indica por su parte Dieter Kraft de Audi. (dmz/dpa/ahr)

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*