Jeb Bush asiste junto a Merkel a conferencia económica en Berlín

 

El ex gobernador del estado de Florida, Jeb Bush (Foto: )

Berlín, 9 de junio 2015 – El ex gobernador del estado de Florida y posible precandidato republicano por la presidencia de Estados Unidos Jeb Bush se reunió hoy con la canciller alemana, Angela Merkel, y ministros germanos durante una conferencia económica celebrada en Berlín.

„Otros gobiernos bien podrían aprender de la política fiscal de Alemania“, elogió Bush al pronunciar este martes un discurso ante empresarios afines al partido de Merkel, la Unión Demócrata Cristiana (CDU).

El hijo del ex presidente George H.W. Bush y hermano del también ex presidente estadounidense George W. Bush visitó Berlín en el marco de un viaje que realiza por varios países europeos, donde perfila su imagen en terreno de política exterior de cara al posible anuncio de su candidatura presidencial la semana entrante.

Al hablar ante los empresarios alemanes, Bush dijo querer impulsar un pronto acuerdo de comercio entre Estados Unidos y la UE.

„Espero (que el Área de Libre Comercio Trasatlántico – TTIP, por sus siglas en inglés) quede rápidamente cerrada“, enfatizó en referencia a las ya extensas negociaciones comerciales entre estadounidenses y europeos, al tiempo que dijo creer que el gobierno de Barack Obama obtendrá el respaldo necesario de republicanos y demócratas para avanzar en esta materia.

Al referirse al conflicto en Ucrania, el estadounidense defendió las presiones que puede ejercer la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sobre Rusia, a cuyo presidente, Vladimir Putin, tildó de „pragmático sin escrúpulos“.

Si bien insistió en que no se puede „reaccionar en un tono templado“ a la postura rusa en el conflicto ucraniano, el republicano también observó que no existe interés alguno en alejar a Rusia „durante generaciones“.

Bush también hizo mención del escándalo de inteligencia que afectó las relaciones con Alemania después de que se conociera que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) interceptó comunicaciones de la principal economía europea y hasta monitoreó uno de los móviles de la canciller Merkel.

Bush admitió que los documentos filtrados por el ex analista de la NSA Edward Snwoden dañaron las relaciones con Alemania, pero insistió en que las partes deben „tener un diálogo muy claro“ y dijo no creer que se haya llevado adelante espionaje comercial.

¿A quién habría de haberle entregado Estados Unidos esa información?, planteó Bush. „Nosotros no tenemos compañías estatales“, argumentó.

Recientemente se conocieron nuevas listas con pedidos de la NSA a los servicios de inteligencia alemanes en medio de presuntas prácticas de colaboración de espionaje comercial y político.

Pese a no ocupar en estos momentos un cargo público, Bush se reunió previamente con el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, y tenía previsto encontrarse con otros ministros locales, en un gesto que fue interpretado por los analistas como el interés de mostrar habilidades en el ámbito internacional de cara a la carrera por la Casa Blanca.

De encarar la contienda electoral, Bush podría tener que medirse en debate con una de las principales candidatas por el Partido Demócrata, Hillary Clinton, quien como ex secretaria de Estado norteamericana tiene amplia trayectoria en materia internacional. (dmz/hl)