Subastan telegrama de Göring a Hitler durante últimos días de guerra

 

El telegrama de Göring a Hitler (Foto: auctions.alexautographs)

Nueva York, 2 de julio 2015 – Uno de los documentos más importantes de los últimos días de la Segunda Guerra Mundial en Alemania saldrá a subasta próximamente en Estados Unidos.

La casa de remates Alexander Historical Auctions ofrecerá la semana próxima el legendario telegrama de Hermann Göring que condujo a una ruptura entre Adolf Hitler y su hombre de confianza de largos años.

Se trata de la copia del secretario de Hitler Martin Bormann y no existen dudas de su autenticidad, según indicaciones de Alexander Historical Auctions. Se espera que pase bajo el martillo por unos 20.000 dólares (unos 18.000 euros).

Hitler consideró siempre a Göring -as de la aviación de la Primera Guerra- como su sucesor y así lo había decretado. Cuando Göring supo en Baviera que el líder nazi encerrado en Berlín le quería pasar definitivamente el poder, le telegrafió el 23 de abril de 1945.

Allí le preguntó si podía asumir el control sobre Alemania. „En caso que no tenga respuesta hasta las 22:00 horas, asumiré que usted no goza de libertad de acción“. Entonces actuaría por su propia cuenta „en beneficio del pueblo y la patria“, señaló.

Pero en Berlín, Bormann y el ministro de Propaganda Joseph Goebbels utilizaron el telegrama para convencer a Hitler de que Göring quería dar un golpe. Hitler se indignó y culpó a Göring de alta traición y las SS lo encarcelaron en Baviera.

Hitler designó a Goebbels y al jefe de la Marina Karl Dönitz como sus sucesores y se quitó la vida el 30 de abril. Un día después lo haría también Goebbels. Göring, en tanto, se envenenó en 1946 en Núremberg, un día antes de que se cumpliera la pena de muerte impuesta por el tribunal internacional.

Pese a un rasgón, el telegrama se encuentra en muy buen estado, se indicó, y se puede leer claramente, incluso el sello rojo de „Secreto“.

Un capitán estadounidense se lo había llevado en 1945 como souvenir del búnker en Berlín y su hijo se lo regaló posteriormente a su profesor de historia. (dmz/hl)