Al menos 60 muertos en serie de ataques terroristas en París

 

Por lo menos 60 víctimas cobró la serie de atentados el 13 de noviembre en París (Foto: derblauweisse / Twitter)

París, 13 de noviembre 2015 – Al menos 60 personas murieron hoy en una serie de ataques en París, informaron medios locales, mientras el presidente francés, François Hollande, declaró el estado de excepción y dijo que se trató de actos «terroristas».

Hollande, que abandonó el estadio donde asistía al partido amistoso de su selección con Alemania para seguir de cerca la situación, ordenó además el cierre de las fronteras.

El mandatario habló de «varias decenas de muertos» y dijo que todos los hospitales de la capital francesa se encuentran en emergencia.

«Esta es una experiencia terrible», dijo Hollande. «Los terroristas quieren que tengamos miedo (…) Pero hay una nación que se enfrenta al terrorismo, que sabe cómo defenderse, que sabe cómo juntar fuerzas», añadió.

Los medios locales reportaron además que hay una toma de rehenes en una sala de conciertos, donde se presentaba la banda estadounidense Eagles of Death Metal. Según el diario «Liberation», varios hombres armados abrieron fuego en un bar antes de dirigirse al auditorio «Bataclan», donde mantienen a varias personas como rehenes.

Según relataron testigos, los terroristas dispararon durante aproximadamente diez minutos con ametralladoras Kalashnikov en la sala de conciertos y al parecer ya hay varios muertos.

Un periodista que se encontraba en la sala de conciertos señaló que hombres vestidos de negro y a cara descubierta disparaban indiscriminadamente a su alrededor. El reportero, quien logró huir del auditorio, dijo que al salir vio al menos 20 cadáveres y una gran cantidad de heridos.

Las autoridades parisinas instaron a los habitantes de la ciudad a no salir a la calle tras la ola de ataques. «Les pedimos que no dejen sus viviendas y seguir las instrucciones de la Policía», señaló un Twitter de la Ciudad de París.

Las autoridades recomendaron además cancelar todas las actividades nocturnas en París.

Por temor a nuevos atentados se suspendió la circulación del metro y de autobuses en el este de París, donde se registraron los ataques, que según los medios fueron en al menos siete lugares diferentes.

En las inmediaciones del estadio donde jugaban Alemania y Francia se escucharon varias explosiones. Según medios locales, al menos una de las explosiones fue provocada por un atacante suicida.

A raíz de los ataques, se estableció en torno al estadio un cordón de seguridad y tras el encuentro una parte del público se retiró del Stade de France desde el campo de juego.

Estos ataques se dan diez meses después de que 17 personas murieran en la capital francesa durante una serie de atentados terroristas, entre ellos uno contra la revista satírica «Charlie Hebdo».

Los ataques generaron una rápida reacción de varios líderes mundiales, que expresaron su consternación y ofrecieron ayuda.

El presidente estadounidense Barack Obama los calificó de «horrorosos». «Este no es solo un ataque contra Francia, no es sólo un ataque contra el pueblo francés, es un ataque contra toda la humanidad y los valores universales que todos compartimos», añadió el mandatario, que recordó que Francia es un aliado de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo.

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, condenó enérgicamente los ataques en París y pidió la inmediata liberación de las personas retenidas en la sala de conciertos.

Confío en que las autoridades francesas puedan hacer todo lo que está en su poder para llevar ante la justicia a los culpables de estos «ataques abobinables», dijo.

También manifestaron su conmoción el primer ministro británico, David Cameron, la canciller alemana Angela Merkel y la presidenta brasileña Dilma Rousseff, entre otros. (dmz/dpa/hl)