Alemania se suma a la lucha contra EI y enviará aviones a Siria

 

 

Aviones de combate tipo Tornado GR4 (Foto: Wolfgang M Weber / Twitter)

Por Michael Fischer y Almudena de Cabo

Berlín, 26 de noviembre 2015 – Alemania acordó hoy los detalles de su prometido apoyo a Francia tras los atentados en París y mandará aviones de combate tipo Tornado para misiones de reconocimiento y un buque de guerra de apoyo con los que se suma a la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria.

El barco contará con al menos un avión cisterna y un sistema de reconocimiento por satélite, informó el gobierno alemán tras la reunión de la canciller Angela Merkel y los ministros competentes donde se acordaron los detalles de la participación alemana.

En la reunión, Merkel aseguró que no se puede seguir mirando cómo se sigue fortaleciendo el EI, según informaron algunos participantes. Por eso consideró que es necesario lograr un equilibrio entre las acciones militares y un proceso político para lograr una solución para el conflicto en Siria.

La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, justificó la decisión del gobierno asegurando que se necesitan también «medios militares para detener y vencer al EI».

La ministra cristianodemócrata, acompañada del ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, recordó que la violencia del EI puede afectar también a Alemania «en cualquier momento».

La misión abarcará tres componentes: protección, reconocimiento importante y logística, explicó Von der Leyen tras la reunión extraordinaria de las fracciones parlamentarias de la coalición de gobierno formada por la Unión Cristianodemócrata (CDU), Cristianosocial (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD).

El jefe de la diplomacia alemana indicó, por su parte, que los planes del gobierno alemán, que deberán recibir aún el visto bueno del Parlamento, se sustentan sobre «las bases del derecho internacional».

«No nos las arreglaremos en Siria sin una misión militar», apuntó sobre la lucha contra el EI, liderada actualmente por Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y los Estados Árabes.

Berlín dio así un giro a su política de limitar su implicación y avanzó en los detalles de la ayuda prometida a Francia tras los atentados vividos el 13 de noviembre en París, donde murieron al menos 130 personas.

La fragata alemana deberá servir de apoyo al portaaviones «Charles de Gaulle», que los franceses enviaron al este del Mediterráneo. El avión cisterna podría proporcionar combustible no sólo a los Tornados del Ejército alemán, sino también a los aviones de combate de la coalición internacional contra el EI para que puedan volar durante mucho más tiempo.

En conjunto participarán entre cuatro y seis aviones de reconocimiento Tornados. Mientras, con el reconocimiento vía satélite se podría tratar también de registrar objetivos.

Las deliberaciones del Bundestag sobre el necesario mandato para la misión deberán comenzar ya la próxima semana. Se espera que tenga lugar una reunión extraordinaria del Ejecutivo alemán el miércoles para avanzar en los planes de la misión. De momento se desconoce si el Parlamento dará luz verde ya la próxima semana.

Actualmente no existe un mandato de las Naciones Unidas para la misión. Fuentes cercanas al gobierno germano creen que un mandato así no es posible debido a la discrepancias con Rusia.

Sin embargo, el pasado viernes el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó una resolución impulsada por Francia que reclama a los países «todas las medidas necesarias» para combatir al EI y los grupos vinculados a Al Qaeda.

Asimismo, Francia invocó esta semana ante la Unión Europea el artículo 42.7 de los tratados comunitarios respecto a la solidaridad de los Estados miembros en materia de defensa cuando uno de ellos sufre un ataque armado como el registrado en París.

Merkel aseguró el miércoles al presidente francés, François Hollande, en París «cualquier apoyo». Ese mismo día, unas horas antes del encuentro, Von der Leyen anunció los planes del gobierno alemán de ayudar a Francia en Mali con el envío de hasta 650 soldados.

Asimismo, decidió ampliar la misión de su Ejército en la formación de los combatientes peshmerga kurdos en Irak. Allí participarán hasta 150 soldados en lugar de los 100 actuales. Las dos misiones, tanto la de Mali como la de Irak, deberán ser aprobadas también aún por el Parlamento alemán.

Esta es la contribución más importante de Alemania en la lucha contra el EI. Será la tercera vez en la historia que Alemania participe en ataques aéreos, es decir, en una lucha activa contra un enemigo.

En 1999, los aviones Tornado participaron en la guerra de Kosovo y en Afganistán combatieron tropas terrestres alemanas contra los talibanes hasta finales de 2014. (dmz/dpa/hl)