Clubes alemanes respaldan a Niersbach y critican a Zwanziger

 

El presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Wolfgang Niersbach (Foto: Cyber-Actu / Twitter)

Berlín, 25 de octubre 2015 – Varios clubes de la Bundesliga cerraron filas en torno al presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Wolfgang Niersbach, y criticaron con dureza a su antecesor, Theo Zwanziger, por la presunta compara de votos en la adjudicación del Mundial 2006.

Zwanziger afirmó en una entrevista publicada en la nueva edición del semanario «Der Spiegel» que la candidatura alemana para el Mundial de 2006 contó con una caja B para pagos ilegales y llamó mentiroso a Niersbach por decir que se enteró este año de un pago de 2005 que despertó las sospechas de corrupción.

«Lo peor de todo es el hecho de que las personas ajusten viejas cuentas a través de los medios. Es miserable y no se hace», opinó en declaraciones al canal televisivo Sky el director deportivo del Bayern Múnich, Matthias Sammer, aludiendo a la enemistad que reina entre Zwanziger y Niersbach.

«Me resulta incomprensible lo que está llevando al doctor Zwanziger a estar haciendo constantemente declaraciones públicas», señaló el presidente del Eintracht Frankfurt, Heribert Bruchhagen, y aseguró que tiene «una enorme confianza» a Niersbach, con quien trabaja en el marco de la federación desde hace 30 años.

El mánager del Wolfsburgo, Klaus Allofs, se manifestó optimista de que la investigación encargada por la DFB al estudio jurídico Freshfields aclare todas las acusaciones contra la federación. «Confío que las personas que están involucradas darán sus explicaciones y de que serán comprensibles».

El centro del escándalo es un pago a la FIFA de unos 6,7 millones de euros (7,58 millones de dólares) que el comité organizador de Alemania 2006 recibió en 2002 del entonces presidente del fabricante de artículos deportivos Adidas, Robert Louis-Dreyfus.

Tres años más tarde, el comité organizador germano devolvió el dinero al ejecutivo francés a través de una cuenta de la FIFA declarándolo como una contribución para una gala mundialista en Berlín que nunca se celebró.

Niersbach negó que la transferencia bajo sospecha estuviera ligada con la compra de votos. El ex miembro del comité organizador del Mundial de Alemania 2006 aseguró que el pago de 6,7 millones de euros fue una condición para recibir una subvención millonaria de la FIFA para organizar el torneo. (dmz/dpa/hl)