Cranach el Joven, un éxito de público de 500 años

 

 

Una obra de Lucas Cranach el Joven (Foto: Stiftung Friedenstein)

Por Dörthe Hein

Wittenberg, 2 de octubre 2015 – El 4 de octubre se cumplirán 500 años del nacimiento de Lucas Cranach el Joven (1515-1586), cuyo legado artístico abandonó la sombra de su influyente padre con una serie de exposiciones en toda Alemania.

Los Cranach retrataron la Alemania de la Reforma protestante, que comenzó en 1517. El príncipe sajón Federico III nombró pintor de la corte a Lucas Cranach el Viejo (1472-1553) en 1505 en la ciudad de Wittenberg. Allí abrió un gran taller de pintura. Sus retratos cortesanos le dieron una considerable fama en los Estados alemanes.

Lucas Cranach el Joven fue su segundo hijo. Aprendió pintura en el taller de su padre y dedicó sus esfuerzos a consolidarlo y a conservarlo tras la muerte del Viejo. Su pintura, sin embargo, no ha tenido el reconocimiento que obtuvo la del padre.

Además de pintor, Lucas Cranach el Joven fue un empresario acomodado y un hombre público que llegaría a alcalde de Wittenberg. También tuvo éxito como bodeguero y vendedor de vinos. Una de sus inversiones más célebres fue la construcción de un sistema de agua potable para la ciudad. Se casó dos veces y tuvo nueve hijos.

En Wittenberg, la ciudad del este alemán donde Martín Lutero difundió las 95 tesis que dieron origen al protestantismo, 71.000 personas visitaron ya la exposición «Lucas Cranach el Joven 2015». Su directora, Katja Schneider, explicó que busca «desentrañar la biografía» del pintor.

La muestra, repartida en diferentes espacios culturales de la Ciudad de Lutero Wittenberg, cuenta con 120 obras de Cranach el Joven. Los organizadores esperan recibir 100.000 visitantes. Seguirá abierta hasta el 1 de noviembre.

Las cercanas Dessau y Wörlitz también acogen sendas exposiciones relacionadas. Las visitaron unas 17.000 personas. En total, éstas esperan otros 20.000 visitantes antes de su cierre en noviembre.

En Baviera, en el sur de Alemania, los museos de la región de Franconia han dedicado sus salas a los Cranach, padre e hijo. Allí está Kronach, lugar de nacimiento de Lucas Cranach el Viejo.

En las ciudades orientales de Eisenach y Gotha, 170.000 visitantes vieron una gran exposición sobre la pintura de los Cranach como medio de propaganda en la época. Contenía, sobre todo, retratos de potentados y de líderes de la Reforma. La misma exposición había pasado por Weimar, donde atrajo a 46.000 personas.

También hay sendas exposiciones dedicadas a los Cranach en Kassel (Hesse), hasta el 29 de noviembre, y en Coburgo (Baviera), hasta final de año. (dmz/dpa/hl)