Alemania: Misterio de Pasión de Cristo con fuerte presencia femenina

Escena del Misterio de la Pasión de Cristo en Oberammergau. (Foto: (Foto: Passionsspiele Oberamergau)

Oberammergau (Alemania), 23 junio 2019 – Mujeres en posiciones eclesiásticas y como relevantes compañeras de Jesucristo: el tema también desempeñará un papel importante en el mundialmente famoso Misterio de la Pasión de Cristo que se presentará en 2020 en la localidad bávara de Oberammergau, en Alemania.

En contraste con la representación teatral moderna, el director Christian Stückl explicó a dpa que no puede imaginarse que mujeres ocupen los papeles de los apóstoles. «La gente de Oberammergau no apoyaría esto. Presentamos la obra con una especie de precisión histórica», explicó.

Sin embargo, Stückl se propone que en la Pasión del próximo año se muestre a las mujeres del entorno de Jesús cercanas al Mesías y como fuertes proclamadoras del mensaje.

Las mujeres como la Virgen María y María Magdalena fueron las que permanecieron bajo la cruz, mientras que los apóstoles, temerosos, se mantuvieron alejados, indicó. María Magdalena, como testigo de la Resurrección, entregó el mensaje pascual, señaló. «En la Iglesia incluso es venerada como apóstol», dijo Stückl.

Más mujeres que nunca se presentaron para actuar en la próxima Pasión. Por primera vez, más de la mitad de los actores (51 por ciento) son mujeres. Sin embargo, existen solo tres roles protagónicos femeninos: María, María Magdalena y Verónica como figura bíblica.

La edición número 42 del Misterio de la Pasión de Cristo tendrá lugar del 16 de mayo hasta el 4 de octubre de 2020. Esta será ya la cuarta vez que Stückl, de 57 años, la pondrá en escena. El director siempre se ha atrevido a dar nuevos pasos.

Así, en el año 2000 logró que por primera vez fueran admitidos aconfesionales y personas de otros credos y también intercedió para que mujeres casadas pudieran interpretar a la Virgen María, algo que era un absoluto tabú hasta 1990.

El origen de la representación se remonta al año 1633 como promesa religiosa para alejar el peligro de la peste del pueblo alpino. En 1634 se llevó a cabo la obra por primera vez para repetirla posteriormente cada diez años.

Casi la mitad de la población de la localidad de los Alpes bávaros, que cuenta con cerca de 5.200 habitantes, actuará en la escenificación de los últimos días de la vida de Jesús, su pasión, crucifixión y resurrección. (dpa/dmz/hl)