Berlín quiere convertir Tempelhof en el mayor asilo de refugiados

 

Los berlineses protestan  contra el plan de  convertir el exaereopuerto de Tempelhof en el mayor asilo de refugiados de Alemania (Foto: Antje Kapek / Twitter)

Berlín, 21 de enero 2016 – El gobierno regional de Berlín quiere convertir el histórico aeropuerto de Tempelhof, en plena capital alemana, en la mayor residencia para refugiados del país, según unos controvertidos planes que se debaten hoy en el ayuntamiento.

La ciudad-Estado quiere construir nuevos refugios en una parte del antiguo aeródromo, que tiene una superficie de 380 hectáreas. Darían cobijo a hasta 7.000 personas y convertirían Tempelhof en el mayor asilo de Alemania.

En 2015 entraron en el país 1,1 millones de personas en busca de asilo. Muchos de ellos proceden de regiones en conflicto en Oriente Próximo y de países del sureste de Europa.

Por ahora viven en Tempelhof unos 2.000 refugiados, pero la agencia responsable de registrar a los recién llegados a la capital se esfuerza en dar asilo a cientos de nuevos refugiados cada día.

Los residentes en esa zona de la capital y sus representantes políticos están en pie de guerra contra el proyecto. Dicen que la llegada masiva de personas vulnera el resultado del referéndum de 2014, en el que se prohibió el uso del espacio verde para proyectos residenciales.

Los dirigentes políticos dicen que los refugiados solo se quedarán por tres años, pero los críticos temen que la suspensión del resultado del referéndum podría ser permanente y redundar en que la zona termine siendo urbanizable.

Tempelhof, un gran proyecto arquitectónico del régimen nazi en el sur de Berlín, se convirtió durante los primeros años de la Guerra Fría en la vía de entrada de suministros y alimentos a Berlín Oeste, rodeado por tierra de las zonas alemanas ocupadas por la Unión Soviética.

En 2008 dejó de utilizarse como aeropuerto. Desde entonces ha acogido festivales de música, ferias de moda y rodajes cinematográficos. (dmz/dpa/hl)