Constitucional alemán revoca polémica ayuda para cuidado de niños

 

La sede del Tribunal Constitucional Alemán en Karlsruhe (Foto: bundesverfassungsgericht

Karlsruhe, 21 de julio 2015  El Tribunal Constitucional alemán revocó hoy la controvertida ayuda para padres que decidan cuidar a sus hijos menores de tres años en casa en lugar de llevarlos a una guardería.

La máxima corte del país consideró esta ayuda anticonstitucional al entender que es competencia de las regiones y no del Estado federal, que la introdujo hace dos años a instancias de los conservadores de Baviera.

Los jueces de Karlsruhe consideraron, además, que el subsidio no es necesario para asegurar igualdad de condiciones y dio la razón al «Land» de Hamburgo, que había presentado recurso.

El subsidio mensual de 150 euros para el cuidado hogareño de niños pequeños existe desde agosto de 2013. Fue una de las banderas enarboladas para las elecciones generales por la rama bávara de los conservadores de la canciller Angela Merkel, la Unión Social Cristiana (CSU).

El primer ministro de Baviera y presidente de la CSU, Horst Seehofer, no se dio por vencido y anunció que su región seguirá pagando el subsidio. «Sería un gran daño abandonar este distintivo de la política de familia bávara».

En la actualidad solicitan esta ayuda los padres de unos 450.000 niños de dos y tres años, y en casi el 95 por ciento de los casos las solicitantes son mujeres. Además se comprobó que gran parte de los beneficiarios son familias de bajos recursos y de origen extranjero.

Los detractores de esta ayuda alegan que potencia que las madres se queden en casa cuidando de los niños en lugar de reincorporarse a sus trabajos y perjudica la integración de los hijos de inmigrantes, que permanecen aislados en sus casas.

El Partido Socialdemócrata, miembro de la coalición de gobierno nacional, se opuso desde el comienzo a la medida y la recurrió a través del gobierno de Hamburgo que comparte con Los Verdes.

También Los Verdes saludaron la sentencia y abogaron por destinar el dinero -unos 900 milones de euros en el presupuesto de este año- para mejorar el sistema preescolar y de guarderías.

«Los miles de millones debieran ser destinados a aquello que los padres buscan con urgencia: guarderías bien equipadas con educadores bien capacitados y bien pagados», dijo la jefa del grupo parlamentario verde, Katrin Göring-Eckardt.

El fallo de Karlsruhe supone otro duro golpe para los socialcristianos, que vieron fracasar su otro gran proyecto para esta legislatura, el del peaje de autopistas para extranjeros, que Berlín congeló después de que la Comisión Europea abriese un procedimiento por discriminación de los conductores europeos. (dmz/hl)