Crece el escepticismo en Alemania por flujo masivo de refugiados

 

Una manifestacion de Pegida en contra de la política de asilo del gobierno (Foto: Facebook)

Berlín, 6 de octubre 2015 – La ola de solidaridad que despertó la llegada masiva de refugiados a Alemania está dando paso a un creciente escepticismo en la opinión pública, indica una encuesta divulgada hoy en Berlín.

Un 59 por ciento de los alemanes consultados por encargo de la organización Initiative Markt- und Sozialforschung (Iniciativa de Investigación de Mercado y Social) consideraron errada la decisión de la canciller Angela Merkel de permitir a principios de septiembre que refugiados sirios viajasen de Hungría a Alemania sin ser registrados.

Hace pocas semanas, otro sondeo de la emisora ZDF sobre el mismo tema señalaba que un 66 por ciento apoyaba la medida que ha valido a la mandataria fuertes críticas dentro de sus propias filas conservadoras.

El cambio en la opinión pública quedó patente especialmente en el este del país, donde un 69 por ciento reprueba la decisión. En esta región es donde se han registrado la mayor parte de ataques a hogares de refugiados.

En la ciudad de Dresde ha recobrado fuerza el movimiento islamófobo «Pegida» (Europeos Patrióticos contra la Islamización de Occidente), que surgió hace un año en protesta contra la llegada de refugiados y solicitantes de asilo. Unas 9.000 personas marcharon en la noche del lunes por las calles de la ciudad, unos 1.500 más que la semana pasada.

En el sur, adonde llegan en primer lugar la mayoría de los refugiados, el panorama es diferente, con un 55 por ciento de consultados en los estados de Baden-Württemberg y Baviera que se manifestaron en desacuerdo con la actuación de Merkel.

También cuatro de cada cinco favorecieron los controles en las fronteras que dispusieron las autoridades para tener mayor control de la situación.

En tanto, el gobierno alemán estima que numerosos familiares de los refugiados se les sumarán más adelante. «Creemos que muchas mujeres y niños vendrán más tarde», indicó la ministra alemana de Familia, Manuela Schwesig, en declaraciones que difunde hoy la editorial de diarios Funke.

Schwesig abogó por dar especial prioridad a la integración de las mujeres y los niños y calificó de «ineludible que el tema de la igualdad de hombres y mujeres sea uno de los principales que se aborden en los cursos de integración».

Hasta ahora no hay cifras oficiales sobre el número de personas que podrían solicitar asilo político este año en Alemania. El diario de masas «Bild» causó revuelo el lunes al citar en portada un presunto informe confidencial de las autoridades que cifraba en 1,5 millones los refugiados que habrán llegado al país durante todo el año.

Estos mismos cálculos advertían que debido a las estructuras familiares en países de origen como por ejemplo Siria o Afganistán, entre cuatro a ocho familiares podrían sumarse a cada refugiado con lo que el número podría ascender a siete millones.

El ministerio del Interior rechazó corregir al alza las últimas estimaciones de 800.000 solicitantes de asilo y agregó que espera una merma del flujo migratorio durante los meses de invierno.

Sin embargo, las voces de alarma se multiplican. «La canciller tiene que mostrarnos vías para reducir los elevados números de refugiados», demandó el primer ministro del estado federado de Brandemburgo, el socialdemócrata Dietmar Woidke.

El derecho a asilo no tiene límites, «pero la capacidad de las regiones y los municipios tienen límites de hecho y nos estamos acercando a ellos con una velocidad vertiginosa», lo cita el diario «Rheinische Post». (dmz/dpa/hl)