Crece malestar mientras cae popularidad de conservadores de Merkel

 

La popularidad de la canciller alemana  Angela Merkel sigue cayendo (Foto: Willi Stoph / Twitter)

Berlín, 25 de octubre 2015 – El malestar en las filas de los conservadores de la canciller Angela Merkel por el incesante flujo de refugiados a Alemania sigue en aumento, espoleado la presión de las bases y la caída sin pausa de la popularidad, según indica hoy un sondeo.

Las Uniones Demócrata y Social Cristianas (CDU/CSU) de Merkel perdieron esta semana otro punto más en la intención de voto para ubicarse en el 36 por ciento, el nivel más bajo desde septiembre de 2012, señala una encuesta del instituto Emnid que publicó el dominical «Bild am Sonntag».

«Si no se corrije la política de asilo, el asunto pondrá en peligro la existencia de la CDU y la CSU», lanzó la advertencia el presidente de los socialcristianos y primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, que demanda desde hace semanas poner límite a la ola de inmigrantes que llegan a diario en primer lugar a su región, en el sur del país.

«Hay que limitar la inmigración. De lo contrario, esto nos va a sobrepasar», previno tras una reunión con políticos de los municipios, los más sobrecargados con la labor de dar albergue y comida a quienes llegan huyendo de conflictos en el Cercano Oriente y en África.

También el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, calificó la situación que reina en las bases democristianas de «dramática», consignó en su edición de este fin de semana la revista «Der Spiegel».

De acuerdo con esta versión, Schäuble refutó durante una reunión de la presidencia democristiana los dichos del secretario general Peter Tauber de que el respaldo del partido a la política aperturista de Merkel hacia los refugiados seguía siendo amplio.

«Es verdad que hay muchas voces críticas en la Unión, pero al mismo tiempo muchos, muy muchos que respaldan la política de la presidenta (del partido, Merkel)», zanjó la primera ministra del estado del Sarre, Annegret Kramp-Karrenbauer.

La decisión de Merkel de recibir con brazos abiertos a los refugiados también fue muy elogiada por el ex ministro del Exterior del gobierno del canciller Gerhard Schröder, el político verde Joschka Fischer.

El ex titular de la diplomacia alemana dijo al «Bild am Sonntag» que la actuación de Merkel merece «respeto y apoyo por encima de las fronteras entre partidos».

Desde el sábado rigen medidas más duras en Alemania para obtener asilo político. Una de las principales permite acelerar las deportaciones de solicitantes sin derecho a refugiarse en el país. Esta medida afectará especialmente personas de países de la zona de los Balcanes como Albania, Kosovo y Montenegro, declarados «Estados seguros». (dmz/dpa/hl)