Destituyen al jefe de Policía de Colonia tras ataques a mujeres

 

El jefe de la Policía de Colonia, Wolfgang Albers  (Foto: RT Deutsch / Twitter)

Colonia, 8 de enero 2016 – El jefe de la Policía de Colonia, Wolfgang Albers, fue jubilado anticipadamente tras la oleada de agresiones en masa a mujeres en Nochevieja, confirmó hoy el ministro de Interior de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger.

«Mi decisión era necesaria ahora para recuperar la confianza de la opinión pública y la capacidad de acción de la Policía de Colonia, también de cara a futuros eventos multitudinarios», explicó Jäger. «Albers aceptó la decisión con gran comprensión».

«La Policía tiene el deber de esclarecer por completo lo sucedido en Nochevieja y sacar las consecuencias necesarias», informó Jäger. «Las personas quieren saber a tiempo qué pasó en Nochevieja, quiénes son los delincuentes y cómo se pueden evitar casos de este tipo en un futuro», agregó.

Albers, de 60 años, mostró comprensión por su destitución. El debate público abierto sobre su persona y su comportamiento, tras las escenas caóticas, puede dificultar y retrasar el trabajo de la Policía, explicó.

«Por ello entiendo la decisión tomada hoy por el ministro de Interior de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger», escribió en un comunicado. «Se trata de recuperar la confianza perdida», agregó.

Es la primera persona que deja su cargo después de que saliera a la luz que un grupo de unos mil hombres de apariencia árabe o norteafricana y divididos en pequeños grupos cercaron a mujeres, las acosaron y les robaron en la plaza que hay frente a la estación central de trenes de Colonia la última noche de 2015. Hasta el momento se han presentado 170 denuncias en la Policía.

Las críticas recayeron enseguida sobre la gestión de la Policía alemana y las voces que pedían la dimisión de Albers se hicieron cada vez más fuertes los últimos días. En última instancia incluso la alcaldesa de la ciudad, Henriette Reker, se vio obligada a distanciarse del jefe de policía.

Se acusa a la jefatura de policía, entre otras cosas, de no haber informado a tiempo a la opinión pública de los ataques y de haber ocultado informaciones como la nacionalidad de los sospechosos.

El Ministerio de Interior alemán confirmó hoy que entre los 31 sospechosos identificados hasta el momento por la Policía federal se encuentran nueve argelinos, ocho marroquíes, cinco iraníes, cuatro sirios, un iraquí, un serbio, un estadounidense y dos alemanes. De ellos, 18 son refugiados, informó un portavoz. (dpa/dmz/hl)




Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*