Fuerte seguridad impide incidentes en Colonia tras caos de año pasado 

Se hace una gran estrategia policial en el centro de Colonia, con el fin de combatir incidentes de abuso sexual y terrorismo. (Foto: Polizei NRW Köln/Facebook)

Colonia, 2 de enero 2017 – La ciudad alemana de Colonia dio la bienvenida al Nuevo Año con celebraciones que en nada recordaron al caos vivido en 2015, cuando cientos de mujeres fueron agredidas sexualmente y resultaron víctimas de robos, indicó el lunes la Policía.

Colonia, 2 de enero 2017 – La ciudad alemana de Colonia dio la bienvenida al Nuevo Año con celebraciones que en nada recordaron al caos vivido en 2015, cuando cientos de mujeres fueron agredidas sexualmente y resultaron víctimas de robos, indicó el lunes la Policía.

«La intervención sistemática ha evitado que se repitan delitos similares a los ocurridos el año pasado. Tuvimos grupos de personas que eran tan agresivos (como los de 2015)», afirmó el jefe la Policía de Colonia, Jürgen Mathies.

El funcionario destacó que, de nuevo, cientos de jóvenes procedentes del norte de África viajaron a la ciudad del oeste de Alemania para participar en los festejos de Nochevieja. No obstante, las celebraciones transcurrieron sin grandes problemas debido a la importante presencia de las fuerzas de seguridad.

Aunque la Policía desplegó inicialmente a unos 1.500 agentes para velar por la seguridad en la última noche del año en Colonia, al registrar actitudes agresivas se decidió reforzar el dispositivo con 200 efectivos más.

Según datos facilitados por las autoridades, los policías comprobaron durante las celebraciones la identidad de 650 personas, que en su mayoría eran «casi exclusivamente» norteafricanos, puntualizó Mathies.

Asimismo, las fuerzas de seguridad arrestaron a 92 personas, detuvieron de forma provisional a otras 27 y se presentaron diez denuncias por delitos de carácter sexual, ninguno de ellos por violación.

El jefe de la Policía de Colonia rechazó las críticas vertidas contra las fuerzas de seguridad, acusadas en las últimas horas de seleccionar a sus objetivo en base a motivos raciales, en clara referencia a que controlaban a personas con rasgos étnicos concretos.

«Fue por la conducta de esos hombres. La mayor parte de ellos se comportaron de tal forma que parecía probable que cometiesen un delito de forma inminente», recalcó Mathies para a continuación apuntar que la Policía también sometió a controles a ciudadanos alemanes. (dmz/dpa/ahr)