Hungría cierra frontera con Serbia y anuncia valla con Rumania

 

Hungría anunció que construirá una valla también con Rumania (Foto: Jürgen Weichert / Twitter)

Budapest/Bucarest/Berlín, 15 de septiembre 2015 – Pocas horas después del cierre de la frontera con Serbia, Hungría anunció que construirá una valla también con Rumania para evitar que los traficantes de personas busquen una ruta alternativa por ese país, dijo hoy el ministro de Relaciones Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, según la agencia MTI.

De inmediato, el Ministerio de Relaciones Exteriores rumano expresó su condena al plan húngaro. «No está en sintonía con el espíritu europeo», señala un comunicado.

La iniciativa «no es correcta desde el punto de vista político», teniendo en cuenta que ambos países son «socios estratégicos», agrega el ministerio en Bucarest.

La construcción comenzará en el triángulo fronterizo que comparten Hungría, Serbia y Rumania. «En un tiempo razonable», la valla seguirá hasta el cercano río Mures y algunos kilómetros más en dirección este, dijo Szijjarto, quien no dio por el momento más detalles.

Una parte de los miles de refugiados que se encuentran varados en la frontera serbo-húngara inició hoy una huelga de hambre, en tanto que Serbia acusó a su vecino de haber roto sus promesas al cerrar por completo el paso.

«El gobierno húngaro cerró (el cruce) de Horgos y ahora la situación se vuelve más complicada», indicó el ministro serbio de Bienestar, Alexandar Vulin, quien aseguró que de este modo Hungría incumple las promesas hechas de dejar pasar a los refugiados legítimos.

Hungría declaró también hoy el estado de emergencia en las regiones de Bacs-Kiskun y Csongrad, en el sur, por las que discurre la valla fronteriza de alambre de 175 kilómetros que se construyó para frenar la llegada de refugiados desde Serbia.

El estado de emergencia allana el camino para que el Parlamento autorice al Ejército a apoyar a la policía a lo largo de la frontera y coincide con la nueva ley para refugiados que entró en vigor este martes. En el caso de cruzar la frontera de manera ilegal, los inmigrantes pueden ser detenidos o deportados, ya que el cruce pasa a ser delito cuando antes era una falta simple.

«A partir de hoy cambiará dramáticamente la situación», anunció el vicepresidente del Parlamento, Gulyas Gergely, en la frontera. «Si Grecia no puede proteger la frontera exterior de la Unión Europea (UE), estamos dispuestos a hacerlo», añadió.

En tanto, miles de refugiados que se encuentran en Turquía se pusieron en camino hacia la frontera con Grecia. Los inmigrantes, sobre todo sirios, reclaman que Turquía abra la frontera de su país con la UE, para que no tengan que poner en riesgo sus vidas en una peligrosa travesía por el Mediterráneo. Turquía alberga a unos dos millones de refugiados, en su mayoría sirios.

Austria también anunció que comenzará a controlar sus fronteras orientales y del sur a partir de la medianoche para enfrentar el creciente flujo de refugiados. «La intensidad de los controles se mantendrá al nivel necesario para garantizar la seguridad», informó hoy el Ministerio del Interior a la Comisión Europea, que no mostró objeciones al respecto.

El presidente del Consejo de la Unión Europea (UE), Donald Tusk, dijo que hay posibilidades de que se convoque a una cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de gobierno del bloque para abordar la crisis de los refugiados.

Tusk señaló que varios «jefes» se expresaron a favor de realizar una reunión extraordinaria, aunque no mencionó nombres concretos. A través de su cuenta de Twitter, el funcionario dijo que dará a conocer su decisión el jueves.

Previamente, la canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo austríaco, Werner Faymann, habían solicitado una reunión de los líderes europeos la próxima semana. En el encuentro se analizará, entre otras cosas, cómo poder ayudar mejor a los países de origen de los refugiados, indicó Merkel después del encuentro en la Cancillería de Berlín, celebrado tras el restablecimiento de controles fronterizos entre los dos países.

Otro de los temas a tratar será la ampliación de los centros de acogida de primera instancia en las fronteras exteriores de la UE y los conocidos como «puntos calientes» para registrar de manera eficiente la masiva llegada de refugiados, algo que llevan tiempo reclamando países como Alemania.

Faymann criticó que la UE no «moviliza de manera conjunta» los recursos para solucionar el problema y recordó que no es algo que pueda recaer por completo sobre tres países (Alemania, Austria y Suecia).

Por su parte, Merkel insistió en que los refugiados tienen derecho de asilo, pero no derecho a escoger un país determinado como destino final para huir de sus países. «Lo que no tenemos en la Unión Europea es derecho a elegir en qué país nos gustaría estar», indicó.

En tanto, los ministros del Interior de la UE fueron convocados hoy a una nueva reunión de emergencia el martes 22 en nuevo intento para lograr un acuerdo final sobre los planes de redistribución de 120.000 refugiados que llegaron a Europa.

Luxemburgo, que ostenta la presidencia rotativa del bloque, quiere que los gobiernos de la UE «adopten una decisión sobre un mecanismo provisional para la distribución de 120.000 personas necesitadas de protección internacional de los Estados Miembros expuestos a los flujos migratorios masivos».

La agencia de protección de fronteras de la UE Frontex cifró en más de 500.000 los migrantes que entraron en territorio comunitario en los primeros ocho meses del año. Sin embargo, las cifras reales podrían ser mucho mayores, señala Frontex. (dmz/dpa/hl)