Merkel ofrece ayudas a Turquía a cambio de cooperación con refugiados

 

La canciller alemana, Angela Merkel con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan (Foto: Cem Özdemir / Twitter)

Estambul, 18 de octubre 2015 – La canciller alemana, Angela Merkel, ofreció hoy a Turquía ayuda financiera y facilidades de visados para sus ciudadanos a cambio de que el país acelere la entrada en vigor de los acuerdos de repatriación, en el marco de la crisis de refugiados que afronta Europa.

Merkel, que viajó hoy a Estambul para reunirse con el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu, y con el presidente, Recep Tayyip Erdogan, consideró que Turquía ha recibido hasta ahora poco apoyo por su gran trabajo. «Por eso nos comprometemos más económicamente», señaló Merkel.

Davutoglu saludó la «valiente actuación» de Merkel en la crisis de reufugiados, con la que no puede terminar «ningún país en solitario».Hasta ahora, a Turquía se le había dejado solo, dijo el primer ministro turco, que consideró importante mostrar una voluntad de repartir las cargas.

Turquía es el país de tránsito más importante que utilizan los refugiados en su camino de Siria, Irak o Afganistán hacia la Unión Europea. Según datos oficiales, Turquía ha acogido a 2,5 millones de solicitantes de asilo de Siria e Irak y ha pedido 3.000 millones de euros en ayuda para ayudar a esas personas, el triple de lo que le ofreció hasta ahora la UE.

Merkel ofreció también a Turquía apoyar un proceso acelerado para la concesión de visados a ciudadanos turcos que quieran entrar en la zona Schengen. La Unión Europa y Turquía iniciaron en 2012 un diálogo para liberalizar la regulación de visados en el que Turquía debía comprometerse a cambio a volver a acoger a las personas que entraran ilegalmente en la Unión Europea.

Merkel se pronunció además a favor de abrir otro capítulo sobre cuestiones económicas y judiciales en el proceso de adhesión de Turquía a la UE.

Davutoglu espera que la entrada de ciudadanos turcos en el espacio Schengen y el acuerdo de repatriación para miembros de terceros países puedan entrar en vigor simultáneamente en julio de 2016, así como la reanudación de las negociaciones «congeladas» para la entrada de Turquía en la UE, señaló.

Merkel no habló con Davutoglu sobre la posibilidad de calificar a Turquía como país seguro -lo que dificultaría que los ciudadanos de ese país recibieran asilo en Alemania-, pero señaló que es algo que puede considerarse.

Merkel se reunió después con el presidente Erdogan, durante una visita de un día en la que no se prevé reunión alguna con representantes de la oposición.

Merkel defendió su viaje ante las acusaciones de que éste refuerza a Erdogan y el conservador partido gobernante AKP dos semanas antes de las elecciones parlamentarias.

«Europa no puede proteger sola sus fronteras externas si no sella un acuerdo con Turquía», argumentó antes de partir a su primer viaje al país desde febrero de 2013. Tras la reperesión ese verano (boreal) de las protestas contra el gobierno, Erdogan -entonces primer ministro- quedó aislado por su estilo de gobierno autocrático. (dmz/dpa/hl)