Países UE piden aliviar reglas presupuestarias ante crisis migratoria

 

Los banderas de países miembro de la Unión Europea (UE) (Foto: Cira Moro / laif / Bundesregierung)

Luxemburgo, 11 de septembre 2015 – Los países miembro de la Unión Europea (UE) se manifestaron hoy a favor de relajar las reglas presupuestarias vigentes en el bloque para poder hacer frente a la crisis migratoria.

El ministro de Finanzas luxemburgués, Pierre Gramegna, se refirió a los costos adicionales que deberán afrontar los Estados para incorporar a los refugiados al mercado laboral y para reforzar cuestiones de seguridad.

«Todos esos elementos tienen impacto en el presupuesto de la UE y en los presupuestos nacionales», advirtió. «Todos ven que eso podría ser catalogado como circunstancia excepcional, prevista en el pacto (de estabilidad y crecimiento)», observó.

Reunidos en Luxemburgo, los ministros de Finanzas de la UE solicitaron que los gastos que hagan para incorporar e integrar a los refugiados puedan ser contemplados dentro de sus déficits públicos, de modo que cada país tenga algo más de margen para lograr sus objetivos presupuestarios en el mediano plazo.

Según el Tratado de Maastricht, los déficit de los países miembro del bloque no deben superar el tres por ciento de su producto interno bruto (PIB).

Al consultar si países como Alemania, Austria y Finlandia, que insisten en un respeto más estricto de las reglas de estabilidad, también respaldan una postura más laxa ante la excepcional situación que viven ciertos estados del bloque, Gramegna, cuyo país ocupa la presidencia rotativa de la UE, respondió: «Este aspecto ni siquiera produjo controversias».

El comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, prometió analizar esta solicitud. «Es necesario evaluar los efectos económicos y financieros de esta crisis en los presupuestos individuales», aseguró.

El tema será vuelto a debatir entre los ministros de Finanzas en su próximo encuentro, que tendrá lugar en octubre.

En cambio sí hubo desacuerdos con respecto a la reforma de la unión monetaria. Alemania rechaza la postura del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de lograr una garantía común a las reservas bancarias de clientes en el espacio de la eurozona.

Al margen del encuentro de este viernes se conoció un documento interno del Ministerio de Finanzas alemán. «Iniciar ahora una discusión sobre la mancomunidad de los riesgos bancarios a través de garantías de depósitos o a través de un sistema de garantías europeo es inaceptable», señala el escrito.

Alemania sostiene que sus sistemas de garantía no deberían ser llamados a velar por los problemas bancarios de otros países del euro.

El establecimiento de un fondo de garantía europeo como tercer pilar de una unión bancaria ya fracasó en el pasado a raíz de la oposición alemana.

Desde julio rige para todos los 28 estados miembro de la UE una protección que, en caso de bancarrota de un banco, garantiza hasta 100.000 euros por cliente. A eso se suma la idea de hacer confluir los sistemas nacionales en un sistema común europeo que actúe en caso de que se produzca una quiebra en el sector. (dmz/dpa/hl)