Revuelo en Alemania por horca para Merkel en protesta islamófoba

 

Una horca simbólica para la canciller Angela Merkel y su vice-canciller Sigmar Gabriel (Foto: Lars Winter / Twitter)

Berlín, 13 de octubre 2015 – Una horca simbólica para la canciller Angela Merkel blandida en una protesta del movimiento islamófo Pegida causó revuelo en Alemania y es investigada desde hoy por la Justicia.

Miles de manifestantes volvieron a marchar el lunes por la noche en la ciudad de Dresde para protestar contra la llegada masiva de refugiados, especialmente de países de fe musulmana.

Un participante portaba una horca hecha con palos de madera de la que colgaban carteles de «reservado» con los nombres de «Angela ‘Mutti’ (mami) Merkel» y el vicejefe de gobierno, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, con el nombre de pila mal escrito. La foto se viralizó en las redes sociales.

La ministra alemana de Familia, Manuela Schwesig, calificó el hecho de «completamente inaceptable». Según la ministra, «la amenaza no son los refugiados sino aquellos que instigan contra los refugiados e incitan a la xenofobia».

«Esta gente no tendría que estar en la calle. Más bien debería ser llevada ante los tribunales», manifestó el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas.

La propia Merkel ha dejado el tema en manos de la Justicia. «Son las autoridades judiciales las encargadas de decidir sobre el caso», dijo a dpa una portavoz de la jefatura de gobierno. «La cancillería no planea tomar medidas en el asunto».

El jefe del movimiento Pegida, Lutz Bachmann, relativizó el hecho en su página en la red social Facebook y afirmó que se trataba de una «exageración inconcebible de la prensa mentirosa».

El líder islamófobo, que en el pasado posó en fotos vestido de Adolf Hitler y es investigado por la Justicia por instigación al odio racial, habló de la horca como «una manualidad ridícula con errores de ortografía»,

La fiscalía de Dresde comunicó hoy que ha abierto diligencias por sospecha de alteración del orden público e instigación pública a cometer delitos, cargos que podrían ser penados con hasta cinco años de prisión.

Un año después de irrumpir en la escena política, los «europeos patrióticos» han endurecido el tono, estimó en declaraciones a dpa el experto en movimientos de protesta Dieter Rucht, de la Universidad Libre de Berlín.

«Hay una escalada de la agresividad que se expresa a través de símbolos» como la horca, explicó. El investigador constató que en las últimas semanas manifestantes de Pegida han multiplicado sus ataques insultando, pegando y escupiendo a migrantes, traseúntes críticos o periodistas.

Varios miles de personas -unos 9.000, según los organizadores- se manifestaron en Dresde una semana antes de que se cumpla un año del nacimiento del movimiento de los autodenominados «Europeos Patrióticos contra la Islamización de Europa». Los participantes corearon consignas contra Merkel y la clase política al grito de «Canallas» y «Mafia de asilo».

En el cénit de su primer año de existencia, Pegida llegó a reunir a más de 25.000 personas. Bachmann prometió presencia internacional para la celebración del primer aniversario la semana próxima, pero sin concretar nombres.

Bachmann cursó semanas atrás invitaciones a la presidenta del Frente Nacional de Francia, Marine Le Pen, y al primer ministro de Hungría, Viktor Orban. Le Pen rechazó el convite pero se desconoce si Orban respondió. (dmz/dpa/hl)