Un cronopio en Guadalajara: abre la muestra Cortázar para armar

 

“Cortázar para armar” se inauguró en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara (Foto: Ministerio de la Cultura de la Nación)

Un cronopio en Guadalajara: abre la muestra “Cortázar para armar” Por Gabriela Mayer

Guadalajara, 29 nov 2014 – La muestra «Cortázar para armar», que propone un recorrido lúdico a través de la vida y obra del escritor argentino en el centenario de su nacimiento, se inauguró en la noche del viernes en Guadalajara, en la antesala de la apertura de la Feria Internacional del Libro (FIL) en la ciudad mexicana.

La 28 edición de la principal cita editorial de Iberoamérica levantará hoy el telón con Argentina como país invitado de honor, que desembarca con una nutrida delegación de escritores y un amplio programa que incluye también arte, música, cine y teatro.

A 100 años de su nacimiento en Bruselas y a 30 años de su muerte en París, el cronopio mayor es uno de los protagonistas de la participación argentina en la feria, que le dedicará varias mesas redondas.

Bajo la curaduría de Patricio López Méndez y Federico Fischbarg, la exposición en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA) despliega fotografías, primeras ediciones de sus obras, instalaciones y proyecciones y se extenderá hasta el 22 de febrero de 2015.

El ámbito universitario elegido para el montaje de la exposición no es azaroso, ya que alberga la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar que celebra los 20 años de su creación, impulsada por el mexicano Carlos Fuentes y el colombiano Gabriel García Márquez.

«Museo y Universidad son un mismo espacio y como tal, era el más idóneo para recibir una exposición sobre Cortázar», explicó López Méndez a dpa.

«El guión de la muestra intenta recuperar ese ‘niño grande’ que fue Julio Cortázar, el que nos dijo que era posible una literatura distinta, el que se alegraba de la pléyade de escritores latinoamericanos surgidos en su tiempo, el que prefería seguir las pautas improvisadas del jazz y no la partitura fija de una obra clásica», señaló el curador.

En palabras del escritor afincado en París desde 1951, uno de los grandes referentes del «boom» de la literatura latinoamericana: «Todas las mujeres con las que he vivido -que no son pocas-, todas sin excepción me han dicho en algún momento: lo que a veces es terrible en ti es hasta qué punto eres un niño».

Pero para Cortázar esto tenía sus ventajas: «Nunca he sentido que eso fuera un factor negativo porque la contrapartida es esa gran porosidad, la capacidad de captación que tiene el niño y que al adulto, por razones obvias, se le va escapando».

En la inauguración el viernes por la noche participaron entre otros el canciller argentino, Héctor Timerman, la directora de Asuntos Culturales de la Cancillería argentina, Magdalena Faillace, el presidente de la FIL, Raúl Padilla López, y su directora, Marisol Schultz, así como la directora del MUSA, Maribel Arteaga.

También asistió la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien se llevó cálidos aplausos de los asistentes.

López Méndez se mostró confiado en que cada visitante de la exposición «reconstruya su propio Cortázar, lo rearme a gusto, se regodee en sus bromas literarias y que estos fragmentos le sirvan de ejemplo para dar el ‘gran salto’ en sus vidas, ese salto de riesgo hacia la aventura de vivir, el que le permitió a Julio llegar ‘al otro lado’. (dpa/dmz/hl)