Vicecanciller alemán acusa a la Unión de Merkel de desorientación

 

El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, critica fuertemente a la Unión de cristianodemócratas (CDU) y cristianosociales (CSU) por su política de refugiados (Foto: Netzplanet / Twitter)

Maguncia, 11 de octubre 2015 – El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, acusó hoy a la Unión de cristianodemócratas (CDU) y cristianosociales (CSU) liderada por la canciller Angela Merkel de «desorientación» en la gestión de la crisis de refugiados y alertó de una división de la sociedad.

La CDU y la CSU llevan a cabo un doble juego, criticó el ministro de Economía en un congreso de estrategia del Partido Socialdemócrata (SPD) en Maguncia. Las respuestas de la Unión a las cuestiones y miedos de los ciudadanos son opuestas a lo que la canciller Angela Merkel reclama, indicó el político socialdemócrata.

La Unión oscila entre el credo sin condiciones de Merkel: «Lo vamos a lograr» y el «cierre las fronteras» del líder de la CSU, Horst Seehofer, criticó. «La verdad es que ambas respuestas son la verdadera expresión de desorientación», afirmó Gabriel.

Alemania se encuentra desbordada por la masiva afluencia de refugiados al país, lo que ha provocado numerosas críticas dentro del gobierno alemán a la gestión de la canciller alemana. Gabriel insistió hoy en que se espera la llegada de más de un millón de solicitantes de asilo en Alemania este año. Hasta ahora las cifras oficiales hablan de 800.000.

El líder del SPD explicó que su propio partido debe proporcionar respuestas propias a la cuestión de cómo lograr la integración de tantos inmigrantes. «La Unión guarda silencio sobre esto y por ello debemos hablar», afirmó ante 800 afiliados al SPD.

En su opinión, el SPD se ha convertido en la fuerza a favor de la integración del país y quiere defender el derecho de asilo. Se debe decir a los ciudadanos la verdad y escuchar bien sus miedos por la inmigración, declaró.

A pesar de que esta semana Gabriel y el ministro de Exteriores, Frank Walter Steinmeier, también del SPD, elevaron sus críticas a Merkel a quien recordaron que Alemania no puede «recibir e integrar cada año a más de un millón de refugiados» y que no se trata de elegir entre «el bote está lleno» o «vamos a lograrlo», Gabriel subrayó su lealtad al gobierno de coalición con la Unión.

«Su máximo rival no se encuentra entre nosotros, sino como suele ser frecuente, en la CDU y CSU», recordó sobre la fuerte oposición del líder bávaro dispuesto a emprender sus propias medidas si el gobierno alemán ni limita el flujo de refugiados.

Todo el mundo sabe que Alemania no puede aceptar «sin condiciones y a largo plazo» año tras año a más de un millón de personas. «También Angela Merkel lo sabe, aunque no lo diga», agregó.

Sin embargo, la canciller alemana tiene razón en que no se pueden sencillamente cerrar las fronteras. Las causas que provocan la huida deben ser resueltas, reconoció Gabriel. «Ninguna barrera, ni ningún muro elevado detendrán a las personas que quieren salvar sus vidas y las de sus hijos».

No se puede poner soldados en las fronteras «armados con bayonetas». «No obstante, gracias a dios, la CSU no ha llegado tan lejos», agregó. (dmz/dpa/hl)