Bayern pulveriza el efecto Tuchel y se queda sin adversarios

 

El técnico del Borussia Dortmund, Thomas Tuchel (Foto: BVB)

Múnich/Berlín, 5 de octubre 2015 – El técnico del Borussia Dortmund, Thomas Tuchel, esbozó una sonrisa fugaz en la aciaga noche del domingo ante los halagos que le dedicaba su admirado Josep Guardiola.

«Una máquina» y «uno de los mejores equipos de Europa», elogió el ex entrenador del Barcelona al equipo de Tuchel, que su todopoderoso Bayern acababa de aplastar por 5-1 en la octava fecha para quedarse sin rivales en la cima de la tabla, con una ventaja de siete puntos.

«Sabíamos que si dejábamos jugar al Dortmund, estaríamos ‘kaputt'», explicó Guardiola, enfundado en su clásico traje y sentado junto a Tuchel, cuyo equipo deportivo en los colores amarillo y negro del Dortmund lo hacían parecer más delgado aún.

Tuchel lo escuchaba con tanta atención como asombro: ¿Quién era aquí el que estaba ‘kaputt’? El 5-1 en el duelo entre el puntero y el escolta golpeó fuerte a este entrenador perfeccionista y obsesivo, que vio cómo llegaba a su fin un impresionante comienzo de temporada al mando del Dortmund, con 14 invictos en todas las competencias.

«Tenemos que sacudirnos y reacomodarnos», anunció el sucesor de Jürgen Klopp en el banco del Dortmund y hasta el domingo el depositario de todas las esperanzas de convertirse en el gran rival de los omnipotentes muniqueses.

«Pensamos que iba a ser diferente pero tenemos que aceptar que no fuimos suficientemente buenos», reconoció Tuchel, cuyo plan táctico con una defensa muy organizada, un mediocampo superpoblado y Marco Reus como sustituto sólo funcionó los primeros 20 minutos del partido antes de que el Bayern pusiera en marcha su máquina de hacer goles.

La demostración de supremacía desplegada por el Bayern con sendos dobletes de Thomas Müller y del ex delantero del Dortmund Robert Lewandowski y un tanto del también ex del Dortmund Mario Götze fue interpretada en Alemania como señal de que los de Guardiola enfilan imparables hacia el título 26 y el cuarto campeonato seguido.

«El Bayern sólo se persigue a sí mismo», tituló el diario de masas «Bild», mientras que el periódico deportivo «Kicker» constataba que «todo parece indicar que el defensor del título enfilará en solitario hacia un nuevo campeonato y que el tedio se instalará en la cima al igual que en las tres últimas temporadas».

«Una superioridad alarmante», deploró el «Frankfurter Allgemeine Zeitung» en un comentario. «Los bávaros serán campeones y quien había abrigado la esperanza de que la lucha por el campeonato cobraría un poco de emoción por el buen comienzo de temporada del Dortmund puede ir resignándose (…) Nadie frenará a este Bayern, por lo menos no en la Bundesliga», sostuvo el diario de Fráncfort.

Sin embargo, Guardiola quiso quitar la presión a sus pupilos y se negó a aceptar felicitaciones anticipadas. «Nadie es campeón en octubre», fue categórico. Pero su rival Tuchel lo contradijo al responder a la pregunta de si hay algún equipo que pueda parar al Bayern: «¿Qué puedo decir, Pep?», se volvió hacia el catalán: «No, naturalmente que no». (dmz/dpa/hl)