Hinchas alemanas dispuestas a la «puerta cerrada» de la Bundesliga

Organizaciones de fanáticos del fútbol presionan al gobierno para tener partidos a puerta cerrada. (Foto: Allianz Arena/Facebook)

Berlín, 22 de abril 2020 – La organización ProFans germana afirmó que la mayoría de los fanáticos del fútbol aceptaría los partidos a puerta cerrada en Alemania por la pandemia de coronavirus, según explicó un portavoz en una entrevista publicada hoy por varios periódicos.

«Suena absurdo disputar ahora nueve jornadas en estadios vacíos, pero muchos seguidores de todas maneras están dispuestos a tragarse el sapo», declaró Sig Zelt de ProFans a diversos diarios alemanes.

Zelt puntualizó que el hecho de que los grandes eventos estén ahora prohibidos al menos hasta el 31 de agosto fomentó la percepción «de que se trata de una crisis profunda».

Anteriormente, la asociación «Fanszenen Deutschland» se había manifestado de forma vehemente contra continuar la temporada sin espectadores. Sin embargo, Zelt dijo que no creía que fuese «una opinión mayoritaria».

En tanto, la agrupación de hinchas «Unsere Kurve» ejerció presión y reclamó un replanteamiento antes de que retome la actividad la Bundesliga con partidos sin público.

Zelt dudó de que se operen cambios duraderos en forma profesional a causa de la crisis del coronavirus.

«Por un tiempo los importes de dinero negociados serán reducidos, pero temo que en cinco años no haya mejorado nada», comentó. «Algunos exigen que por la crisis del coronavirus se deje de lado la Regla 50+1. Pero eso aumentaría la dependencia», sostuvo.

La Regla 50+1 es una cláusula de la Liga Alemana de Fútbol (DFL) que establece que, para obtener una licencia para competir en la Bundesliga, el 50 por ciento más un voto tiene que estar en manos del club y sus socios en un intento por evitar que inversores particulares o empresariales puedan hacerse con el control total de los clubes.

Zelt se mostró claramente en contra de que los partidos sin público se disputen con figuras de cartón de aficionados en las tribunas o que se pase una cinta grabada para generar ambiente de estadio. «No creo en eso en absoluto. Eso le quitará el último resto de autoridad al fútbol», alertó. (dmz/dpa/ahr)