«The normal one» conquista Liverpool: Klopp promete fútbol a todo gas

 

 

El alemán Jürgen Klopp se presentó hoy a sí mismo como «a normal one» en su primer día oficial como entrenador del Liverpool. (Foto: Liverpool FC / Twitter)

Por Peer Meinert

Liverpool, 9 de octubre 2015 – El alemán Jürgen Klopp se presentó hoy a sí mismo como «a normal one» (alguien normal) en su primer día oficial como entrenador del Liverpool. Sin embargo, sus palabras demostraron que su intención es volver a convertir al club de Anfield en algo especial.

«Yo vengo de la Selva Negra, soy un tipo corriente», dijo el técnico de 48 años después de disculparse por su inglés, pese a que es fluido y correcto, en una concurrida conferencia de prensa que se extendió por unos 30 minutos.

El risueño y carismático técnico alemán quiso marcar distancia desde el principio con el estilo de su rival en el Chelsea, José Mourinho, quien se definió a sí mismo como «a special one» a su llegada a Londres.

Sin embargo, sus ambiciones al frente del Liverpool, con el que firmó el jueves por tres temporadas, no parecen modestas. «Estoy convencido de que ha llegado el momento para un nuevo comienzo», dijo el ex entrenador del Borussia Dortmund. «Es el momento perfecto».

«Cuando dejé el Dortmund dije que no es tan importante lo que la gente piensa cuando llegas, sino lo que piensa cuando te vas», advirtió. «Por favor, dennos tiempo para trabajar. Creo que si dentro de cuatro años estoy sentado aquí, en el camino habremos ganado algún título. Estoy seguro».

El técnico, que ganó su fama al frente de un Borussia Dortmund al que llevó a ser dos veces campeón de la Bundesliga alemana y finalista de la Champions League, sustituirá en el banco a Brendan Rodgers, despedido el fin de semana después de tres años en el cargo y con el equipo décimo en la clasificación, a seis puntos del líder.

«Es el mayor honor que puedo imaginar», dijo Klopp, que no ocultó su felicidad por integrarse a un club rodeado de mística. «La intensidad con la que la gente vive el fútbol en Liverpool… No es un club normal. Es un club especial».

Klopp se presentó ante los periodistas con camisa y chaqueta negras, pero antes ofreció una entrevista a la televisión del club vestido ya con el logo del Liverpool.

También ahí mostró su actitud abierta, positiva y alegre, y prometió un fútbol «a todo gas» para devolver a la cima a los «reds», que conquistaron el último de sus 18 títulos de la Premier League en 1990.

Ante la pregunta de si la decisión de firmar fue fácil, el técnico hizo gala de su famosa sonrisa y respondió con ironía: «No fue la decisión más difícil».

«Estoy aquí porque creo en el potencial del equipo», dijo. «En este momento no somos el mejor equipo del mundo, pero a quién le importa. Queremos ser el mejor equipo del mundo en el futuro», señaló.

«Cuando hay problemas, hay que resolverlos. Tenemos buenos defensores, delanteros y centrocampistas. El primer partido es ante el Tottenham. Tenemos que formar un equipo para ese partido. Quiero a estos chicos», añadió.

El Dortmund de Klopp era conocido por la alta intensidad que imprimía a su juego, algo que el alemán quiere trasladar al legendario estadio de Anfield.

«Ganar es importante, pero también es cómo ganas y cómo juegas», dijo. «Yo creo en una filosofía de juego que es muy emocional, muy rápida y muy potente. Mis equipos deben jugar a todo gas y llevar cada partido hasta el límite».

«Lo primero es tener siempre una defensa estable», advirtió. «Intentemos ser el equipo más difícil de batir del mundo».

«Es importante tener una filosofía de juego que refleje tu propia mentalidad, que refleje al club y te dé una línea clara a seguir: táctica, por supuesto, pero táctica con un gran corazón», agregó.

Klopp aseguró estar «entusiasmado con el desafío y ansioso por empezar a trabajar». «Este es un grupo con talento y todavía hay mucho por lo que competir esta temporada», adelantó.

El alemán pidió también paciencia a la hinchada «red»: «No digo que ante el Tottenham veremos al nuevo Liverpool, pero espero ver un poquito de ese nuevo Liverpool. Eso estaría bien. Estas cosas llevan tiempo».

La carisma del técnico no tardó en impregnar el ecosistema local. Una encuesta relámpago del diario «The Telegraph» apenas dos horas y media después de la presentación mostró al 80 por ciento de los fans «muy impresionados» con el alemán.

El «Express» se felicitó por no asistir a una de esas «insípudas ruedas de prensa» y el «Mirror» consideró que Klopp tiene un aura de optimismo que contagió al club.

La primera prueba fueron las palabras del gerente del Liverpool, Ian Ayre. «Su carácter se ajusta muy bien al club, a la ciudad y a los fans», dijo. «Preveo un gran unión. No había ningún otro trabajo que hubiera podido sacarlo de su año sabático. Llamamos en el momento justo y logramos el resultado correcto». (dmz/dpa/hl)