CEO de Lufthansa advierte sobre excesiva carga de ayuda estatal

Carsten Spohr, CEO de Lufthansa, recomienza no aceptar una deuda estatal tan amplio a a pesar de la situación crítica de la compañía.  (Foto: Lufthansa)

Fráncfort, 5 de mayo 2020 – El presidente de la aerolínea alemana Lufthansa, Carsten Spohr, advirtió hoy que la compañía no debe exponerse a una carga excesiva de deuda en relación con la inminente ayuda estatal, en declaraciones realizadas durante la asamblea general anual del grupo.

«Sobre todo, no debemos sobreendeudarnos. Eso nos paralizaría durante años», señaló Spohr, y agregó que la empresa debe planear ya mismo cómo pueden ser devueltos los préstamos e inversiones del Estado tan pronto como sea posible después de que la crisis provocada por la pandemia de coronavirus haya sido superada.

El directivo indicó también que el sector político deben tener cuidado de que la ayuda no lleve (a la empresa) a una situación difícil en la competencia internacional y acotó que, en la situación actual, los competidores de Estados Unidos o China podrían sanearse con ayuda estatal.

Spohr sostuvo que la competencia internacional no debe verse distorsionada por el tipo y el alcance de las diferentes ayudas estatales.

Spohr admitió que Lufthansa necesita ahora el apoyo del Estado. «Pero no necesitamos una gerencia estatal», aclaró, y añadió: «Tampoco en el Gobierno de Berlín, nadie quiere una Lufthansa controlada por el Estado».

Las negociaciones sobre la forma precisa de ayuda estatal, entre las participaciones sin voto y con intereses y la participación directa no concluyeron hoy. Antes de la reunión, las empresas de inversión como Deka y la cooperativa Union Investment apoyaron el curso de Spohr, en contra de una dirección estatal demasiado fuerte.

Por otra parte, hoy se selló la ayuda gubernamental multimillonaria de Suiza para las filiales de Lufthansa Swiss y Edelweiss. El parlamento suizo aprobó las garantías de crédito previstas por el Gobierno.

Swiss y Edelweiss podrán obtener préstamos por un total de 1,500 millones de francos suizos (1,430 millones de euros) de un consorcio de bancos. El 85 % de esto, poco menos de 1,300 millones de francos, está garantizado por el Estado suizo. No se aceptaron propuestas para vincular esta ayuda a requisitos ambientales específicos. (dmz/dpa/ahr)