El Parlamento alemán prohíbe la asistencia al suicidio remunerada

 

El Parlamento alemán prohibió hoy la asistencia al suicidio de enfermos terminales (Foto: Moritz Rödle / Twitter)

Berlín, 6 de noviembre 2015 – El Parlamento alemán prohibió hoy la asistencia al suicidio de enfermos terminales con fines lucrativos, en un pleno en el que los partidos prescindieron de dar recomendaciones a sus diputados.

El Bundestag ilegalizó así a las asociaciones, fundaciones, empresas o personas que ofrezcan como un servicio remunerado la asistencia al suicidio de enfermos terminales. Las penas ascienden a hasta tres años de cárcel.

El ministro alemán de Sanidad, el democristiano Hermann Gröhe, dijo que la ley aprobada es «una solución ponderada y centrada».

Los contrarios a la prohibición critican la posible criminalización de los médicos y especialistas en cuidados paliativos.

Sus defensores insistieron en que no criminaliza a los médicos que permitan una muerte sin sufrimiento de sus pacientes terminales, sino a los que ofrezcan la eutanasia como un servicio médico más, por el que habría que pagar.

La ministra de Trabajo, la socialdemócrata Andrea Nahles (SPD), argumentó que se castigará a los que presenten la eutanasia como una actividad para ganar dinero y no como una medida para paliar el sufrimiento de un moribundo.

Un total de 360 de los 602 diputados apoyaron la prohibición, propuesta por un grupo con representantes de varios partidos. Otros 233 diputados votaron en contra y nueve se abstuvieron.

Otras tres propuestas de regulación del suicidio asistido se vieron rechazadas en el pleno. Algunos diputados proponían la prohibición absoluta de cualquier tipo de eutanasia, mientras que otros querían que se regulara como un servicio médico para pacientes terminales, como sucede en otros países europeos.

El debate público sobre la regulación de la eutanasia en Alemania se prolongó durante alrededor de un año. (dmz/dpa/hl)