El Parlamento español aprueba el tercer rescate a Grecia

 

El Parlamento español (Foto: congreso.es)

 

Por Sara Barderas

Madrid, 18 de agosto 2015 – El Parlamento español aprobó hoy por amplia mayoría el tercer rescate a Grecia en un debate extraordinario forzado por Mariano Rajoy para defender su política económica frente a la ruina helena y atacar a Podemos como reflejo de la Syriza de Alexis Tsipras.

España aporta 10.150 de los 86.000 millones de euros acordados el viernes pasado por el Eurogrupo. «Lo fundamental es que Grecia permanece en el euro», defendió el ministro de Economía, Luis de Guindos, en quien Rajoy dejó la defensa del rescate en la tribuna.

Al contrario que otros países europeos como Alemania, donde el Bundestag vota mañana miércoles, el presidente del gobierno español no tenía obligación de llevar la ayuda a Grecia al Parlamento.

Pero con la cuenta atrás para las elecciones generales de finales de año en marcha, quedó patente su objetivo de utilizar la sesión para defender sus políticas económicas y atacar a Podemos, que tiene lazos estrechos y puntos comunes con la Syriza de Tsipras.

El mensaje que lanzó Guindos fue claro: no hay atajos para superar la crisis económica. «Las políticas del gobierno griego han tenido un impacto muy negativo» en el PIB, dijo, y cargó contra el partido de Pablo Iglesias pocos meses antes de las elecciones generales en las que, según las encuestas, entrará con fuerza en el Parlamento.

«Los cantos de sirena del populismo acaban generando espejismos y dejan expectativas incumplidas, frustración y descontento social», advirtió el ministro.

Poco antes, el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, criticó en una entrevista radiofónica los «fines propagandísticos» con los que Rajoy convocó la votación del rescate a Grecia en el Congreso de los Diputados. Además de no ser necesario por ley, el gobernante Partido Popular (PP) cuenta con mayoría absoluta en la cámara.

De los 350 diputados que tiene, 297 votaron a favor, aunque hubo matices y críticas a la Unión Europea (UE). Se da además la paradoja de que el rescate europeo a los bancos españoles, en 2012, no fue sometido a la aprobación del Parlamento.

«El acuerdo (sobre Grecia) evita la ruptura del euro, pero no se puede estar de acuerdo con todo», señaló el Partido Socialista (PSOE), que pidió una reforma global de la UE con un Tesoro único.

En contra se pronunciaron 20 diputados: los de la Izquierda Plural, que reúne a varios partidos de esa tendencia, y algunas formaciones del grupo mixto. Este rescate «es la puerta para un cuarto», dijo el candidato a la Moncloa de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón. 

Hubo cinco abstenciones y 28 diputados no votaron en una sesión convocada un día antes del final de sus vacaciones estivales. (dmz/dpa/hl)