El regreso de los argentinos Marcos y Alejandro Patronelli al Dakar

 

Los argentinos Marcos y Alejandro Patronelli (Red Bull Colombia  / Twitter)

Por Tomás Rocca

Villa Carlos Paz, 3 de enero 2016 – El rally Dakar es una aventura irresistible. Difícilmente aquel que no la haya corrido una vez no vuelva a participar sin importar los resultados obtenidos. Los argentinos Marcos y Alejandro Patronelli son un claro ejemplo de eso.

Ambos sumaron cuatro títulos en cuatriciclos desde la llegada del Dakar a Sudamérica y tras un descanso, van por más.

Marcos fue uno de los grandes protagonistas de la primera edición en el continente en 2009. Salió segundo en la clase quads y se convirtió en un referente entre sus compatriotas. Todo lo bueno realizado en esa experiencia fue clave para ganar en 2010 con su hermano Alejandro como escolta.

Justamente, Alejandro fue el que inscribió su nombre en la lista de vencedores en las dos ediciones siguientes. Y tras su éxito en 2012 puso punto final a su participación dakariana y se dedicó a alentar a Marcos, que volvió al triunfo en 2013 y abandonó en 2014.

Luego de un 2015 sin el apellido Patronelli en la clasificación de la clase cuatriciclos, algo que resultó extraño para muchos de sus rivales, estos jóvenes oriundos de la localidad bonaerense de Las Flores están de nuevo en la carrera que los sedujo hace ocho años.

«Siempre dijimos que íbamos a volver en 2016, por eso no tomamos la ausencia del 2015 como un adiós definitivo. Fue como un descanso que necesitábamos hace mucho», dijo a dpa Marcos.

El entusiasmo de «Los Patro», como se los conoce en el mundo deportivo, se nota a simple vista. Están gustosos por acelerar sus cuatriciclos Yamaha Raptor 700 en los difíciles caminos que propone esta edición del Dakar. Y como conocen muy bien la prueba, son cautos.

«El Dakar te castiga siempre. En el Dakar hay que ser muy cuidadoso. Vamos a tener una carrera con altas temperaturas, sobre todo en el norte. Es una competencia a la que hay que tenerle respeto y no confiarse», afirma Marcos, quien acumula dos deserciones en seis participaciones. «Nos apoyamos uno en el otro y eso es lo más importante en una carrera como esta», agrega Alejandro.

Los Patronelli, que corren con la asistencia directa de Yamaha Francia, son considerados como favoritos a vencer en quads por los pergaminos que ostentan, aunque ellos mismos han confesado que repetir los éxitos de antaño no será algo fácil por la calidad de sus rivales. En la lista se destacan el polaco Rafal Sonik, campeón defensor; y el chileno Ignacio Casale, vencedor en 2014, entre otros.

«Nuestros rivales están fuertes. Pero nosotros no salimos a correrles a ellos, competimos contra la carrera. Le queremos correr al Dakar y no a los otros rivales. Vamos a encarar la competencia etapa por etapa y vamos a largar todos los días con la mente fría para tratar de no cometer errores», coinciden los hermanos.

El breve prólogo del primer día fue una muestra de que no le perdieron el ritmo a la competencia. Marcos quedó segundo; su hermano Alejandro, cuarto.

Los Patronelli volvieron al Dakar, la competencia más dura del mundo que por sus características, y su peligrosidad, seduce a todos. Y ellos no han sido la excepción. (dpa/dmz/hl)