El saludo hitleriano: de la Antigua Roma hasta la propaganda nazi

 

El saludo hitleriano (Foto: ) 

Londres, 18 de julio 2015  El brazo derecho extendido en alto se identifica hoy en día como el saludo nazi, pero fue utilizado en el pasado con distintos significados.

En 1926 el partido de Adolf Hitler, el NSDAP, lo introdujo entre sus miembros como una de las señales de identidad del culto al líder, y a partir de 1933, cuando el dictador llegó al poder, se impuso como el «saludo alemán» obligatorio a todos los ciudadanos acompañado de la expresión «Heil Hitler» (Salve, Hitler).

Los historiadores creen que los nacionalsocialistas tomaron el gesto de los fascistas italianos, quienes llevaban ya años antes levantando el brazo como saludo, con el objetivo de trazar una continuidad entre su ideología y la tradición de la Antigua Roma.

Sin embargo, existen pocas representaciones del supuesto «Saluto Romano» en la Antigüedad, por lo que hay dudas de que estuviese realmente extendido como forma oficial de saludar. Algunos de los ejemplos se ven en el relieve de la columna de Trajano en Roma, del año 113 DC, en la que hay figuras que levantan el brazo con la palma hacia abajo.

En los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, el gesto se usó como «saludo olímpico» por parte de los deportistas. Un cartel oficial de los juegos de París de 1924 muestra a los atletas con el brazo en alto con la bandera tricolor francesa detrás.

En Alemania este tipo de saludo está prohibido desde la derrota del nazismo por tratarse de un símbolo de «organizaciones anticonstitucionales». El Código Penal prevé desde multas hasta penas de tres años de cárcel. (dmz/hl)