El tercer rescate a Grecia

 

La escultura del Euro en Francfort (Foto: blu-news.org / Flickr)

 

Por Tobias Schmidt

Fráncfort, 19 de agosto 2015  Los Parlamentos de varios países están votando esta semana el tercer rescate financiero a Grecia. ¿Pero qué supone realmente este nuevo programa? A continuación, algunos de los puntos centrales:

¿Cuánto dinero recibe Grecia y qué debe hacer a cambio?

En total el paquete de rescate asciende a 86.000 millones de euros (94.948 millones de dólares) y el primer tramo ascenderá a 26.000 millones. Atenas tiene que pagar mañana jueves al Banco Central Europeo (BCE) unos 3.400 millones de euros por bonos e intereses, a los que no podría hacer frente sin la ayuda internacional. A cambio, Grecia se compromete a nuevas reformas y recortes. El gobierno tendrá que sanear su presupuesto, «limpiar» el sistema financiero de créditos tóxicos, privatizar propiedades del Estado, elevar la edad de jubilación, modernizar la administración e intensificar la lucha contra la evasión fiscal.

¿Existe todavía la amenaza de un «Grexit», una salida de Grecia de la zona euro?

Parece que ese riesgo está por ahora desactivado. «Grecia seguirá siendo miembro de la eurozona de forma irrevocable», afirmó tras el acuerdo de rescate el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. En las últimas semanas el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, llegó a plantear un «Grexit» temporal, tras lo cual recibió un aluvión de críticas. Ahora, ante la pregunta de si esa posibilidad está descartada, se limita a responder: «Depende de Grecia», una advertencia de que Atenas tiene que implementar realmente las reformas prometidas. Por su parte el primer ministro griego, Alexis Tsipras, aseguró que la salida de su país del euro sería un «suicidio» financiero.

¿Qué supone el tercer rescate para los contribuyentes?

Estas ayudas son financiadas por el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEDE). La participación de Alemania a ese fondo es de casi un 27 por ciento, por lo que en el caso de este tercer rescate responde con unos 23.200 millones de euros. En el caso de España, la aportación al MEDE es de un 11,8 por ciento, lo que en este caso supone responder por 10.150 de los 86.000 millones de euros del rescate heleno. Pero esto no supone que los contribuyentes tengan que pagar esa cantidad. Ese sería el caso sólo si Grecia no pudiese devolver los préstamos.

¿Podrá Grecia pagar su deuda?

El endeudamiento griego asciende actualmente al 177 por ciento de su producto interior bruto (PIB). Pero podría ser peor, pues el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que en los próximos dos años se acerque al 200 por ciento. Según el organismo internacional, a partir de un endeudamiento del 110% del PIB ya es cuestionable que Grecia pueda ser solvente, por eso ha pedido una quita de la deuda helena. Pero Alemania se opone rotundamente, aunque este lunes dejó la puerta abierta a cierto alivio de la deuda.

¿Quita o alivio de la deuda?

Una quita supone la condonación de al menos una parte de la deuda, cuya devolución dejarían de percibir los acreedores. En realidad esa medida está descartada por una cláusula de los tratados europeos. En el caso de un alivio de la deuda, se trata de prolongar los plazos de devolución y de rebajar los tipos de interés. (dmz/hl)