Eon se desprende de la energía atómica, el carbón y el gas

 

La empresa alemana de energía Eon renuncia a la generación de energía nuclear, carbón y gas (Foto: sparkie /pixelio.de)

Düsseldorf, 1 dic 2014 – La mayor empresa de energía de Alemania, Eon, anunció hoy que se desprenderá de las actividades de generación de energía nuclear, carbón y gas para concentrarse en las fuentes renovables.

La compañía se someterá a una cura radical para asegurar su supervivencia y reducir la montaña de 31.000 millones de euros (38.600 millones de dólares) de pérdidas acumuladas por una política expansionista y el fin de la energía atómica resuelto en Alemania tras el desastre de la central nuclear japonesa de Fukushima.

Eon indicó que también planea vender sus subsidiarias en España y Portugal por 2.500 millones de euros (3.200 millones de dólares) al grupo de banca de inversión australiano Macquarie y que estudia retirarse del mercado italiano.

La Bolsa alemana recibió la noticia con un aumento de cuatro por ciento de los títulos de la empresa.

El gigante energético alemán quiere escindirse en dos empresas. Una de ellas, que llevará por nombre Eon SE y empleará a unas 40.000 personas, pondrá el foco en las fuentes regenerativas, las redes de energía y las soluciones para los clientes.

La generación de energía atómica, la producción de carbón y gas, actividades centrales hasta ahora pero que arrojan cada vez menos rentabilidad, serán aglutinadas en una nueva compañía que saldrá a Bolsa hasta 2016, comunicó hoy el presidente de Eon, Johannes Teyssen. La nueva empresa tendrá unos 20.000 empleados.

«Las transformaciones drásticas de los mercados globales de energía, las innovaciones técnicas y las crecientes expectativas de los clientes demandan un comienzo nuevo y valeroso. El modelo de negocio actual de Eon no está más a la altura de los desafíos, por ello queremos cambiar de forma radical», justificó el presidente del consejo de vigilancia, Werner Wennning.

Según la empresa, la reorientación no afectará a la plantilla, que ya fue reducida en años pasados en más de 10.000 puestos.

Los opositores del Partido Verde advirtieron de los riesgos que podría conllevar la escisión de Eon para los contribuyentes alemanes en vista de los altos costes de desmantelar las usinas atómicas que dejarán de operar en Alemania.

«Temo que Eon cree una especie de ‘banco malo’ para sus siete centrales nucleares, que al final sea rescatada por los contribuyentes», dijo a dpa la experta en energía de la bancada verde, Bärbel Höhn. (dpa/dmz/hl)