Apagón en Berlín deja a miles de personas sin electricidad

Un gran apagón afecta el distrito berlinés de Köpenick, la iluminación funciona hasta un puente, el resto quedó a oscuras. Foto: Julian Stähle/dpa-Zentralbild/dpa

Un gran apagón afecta el distrito berlinés de Köpenick, la iluminación funciona hasta un puente, el resto quedó a oscuras. (Foto: Julian Stähle/dpa-Zentralbild/dpa)

Berlín, 20 de febrero 2019 – El extenso apagón que afecta al sudeste de Berlín recién podrá ser completamente superado esta noche, de acuerdo con las últimas estimaciones al respecto en la capital alemana.

Se cree que la superación total del inconveniente podría tener lugar en torno a las 21:30 horas, señaló esta tarde Julia Klausch, portavoz para la red eléctrica de Berlín de la suministradora Vattenfall, a la agencia dpa.

Los cables deberán ser renovados por completo, explicó. A partir de las 18:30 habrá un restablecimiento parcial del suministro de energía eléctrica, dijo Klausch, con el cual la mitad de los alrededor de 31.000 hogares y 2.000 empresas industriales afectados podrían ser nuevamente abastecidos.

Durante una perforación en el Puente Salvador Allende el martes por la tarde se dañaron el cable principal y también el sustituto. «La situación edilicia deja poco margen de maniobra», indicó previamente Klausch y señaló que buscan trabajar de manera «limpia, segura y cuidadosa».

Miles de habitantes en el distrito berlinés de Köpenick se encuentran sin electricidad desde las 14:00 del martes.

Apagones grandes y extensos ya se produjeron sin embargo en otras ocasiones en Berlín, comentó Klausch. Entre las particularidades de este corte se encuentra que la reparación en el Puente Salvador Allende se realiza en una zona muy estrecha y la zanja de la obra solamente ofrece lugar para cuatro a seis trabajadores. Los cables pasan por encima del puente.

Debido al apagón de fuerte impacto, este miércoles permanecieron cerradas también escuelas y guarderías en las áreas afectadas, según dieron a conocer el martes por la noche las autoridades locales.

Para estar más al alcance de las personas afectadas por la emergencia, la policía de Berlín empleó durante la noche medidas inusuales. Por un lado hubo un notable mayor despliegue policial.  «En la zona hay muchos coches patrulla», declaró una portavoz.

Además, la policía envió por la noche cuatro vehículos a Köpenick, que funcionaron allí como «puestos estacionarios». A través de Twitter las fuerzas de seguridad agradecieron la prudencia de los ciudadanos y añadieron: «Para que puedan dormir bien, ahora finalizaremos con nuestros avisos por altavoces».

En muchos hogares no solamente reinaba la oscuridad, sino también el frío: debido al apagón dejaron de funcionar las dos centrales térmicas en Köpenick y Friedrichshagen.

«El suministro de calefacción de los alrededor de 5.000 hogares afectados recién podrá reanudarse tras el restablecimiento de la electricidad», tuiteó Vattenfall.

La telefonía móvil y la red fija también dejaron de funcionar en parte. El hospital de Köpenick asimismo se encuentra en la zona  afectada y no podía ser contactado telefónicamente. Los bomberos y otros organismos de socorro instalaron un suministro de energía de emergencia para evitar inconvenientes mayores. Algunos pacientes internados en áreas delicadas fueron trasladados a otras clínicas.

El apagón de electricidad también tuvo consecuencias sobre la red de tránsito. La central de información de tránsito de Berlín reportó en Twitter que numerosos semáforos habían dejado de funcionar, mientras que varias líneas de tranvías se vieron interrumpidas. (dpa/dmz/hl)