España espera la decisión del rey sobre la formación de Gobierno

 

 

El rey Felipe VI de España (Foto: MeroStation / Twitter)

Por Ana Lázaro Verde

Madrid, 1 de febrero 2016 – España está expectante ante la decisión que deberá tomar el rey Felipe VI tras la segunda ronda de reuniones con los partidos españoles para tratar de formar Gobierno y poner fin a la parálisis política que vive el país desde las elecciones generales del 20 de diciembre.

El jefe del Estado recibió hoy en el Palacio de la Zarzuela, en Madrid, a los líderes de los dos principales partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos, antes de cerrar la ronda el martes con los de las dos formaciones más votadas, el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista (PSOE).

La situación es inédita. El rey podría volver a pedir al conservador Mariano Rajoy que se someta a la votación de investidura, después de que éste declinara la propuesta hace diez días. Pero también podría encargar la tarea de formar Gobierno al líder socialista, Pedro Sánchez, o parar el reloj y abrir un tiempo de negociación.

A día de hoy, ninguno de los líderes políticos tiene los apoyos necesarios para ser investido, según las informaciones que han trascendido.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, reiteró a Felipe VI su oferta para formar Gobierno con el PSOE, encabezado por Sánchez y con él como «número dos». «No hemos tenido ninguna respuesta. Nuestra mano sigue tendida», dijo ante la prensa tras la reunión con el monarca.

«Yo desearía que el PSOE y su secretario general se decidan ya, y que lo hagan por nosotros», añadió.

Las palabras de Iglesias elevan la presión sobre Sánchez, adicional a la que tiene dentro de su propio partido, donde algunos dirigentes regionales cuestionan un posible acuerdo con Podemos, principalmente por la propuesta de esta formación de celebrar un referéndum sobre la independencia en la región de Cataluña (noreste).

«Parece que las viejas élites del PSOE se lo quieren poner difícil. Yo le digo que sea valiente, nuestro país necesita un Gobierno de cambio», le dijo hoy el líder de Podemos, partido considerado heredero del movimiento de los indignados.

Felipe VI también se reunió hoy con el liberal Albert Rivera, de Ciudadanos, quien comunicó al monarca su intención de poner en marcha cuanto antes una mesa de negociación con el PP y el PSOE, los dos partidos con los que está dispuesto a llegar a un acuerdo.

«Tenemos que poner en común cosas con el PSOE, con el PP, e intentar que ese programa común sea el de un Gobierno de transición», dijo tras su encuentro con Felipe VI, que duró algo más de una hora.

Más de un mes después de los comicios generales, en los que ninguna fuerza política obtuvo los escaños suficientes para gobernar sin apoyos, los partidos siguen atrincherados en sus posiciones.

El PP apuesta por una gran coalición con el PSOE y Ciudadanos, pero no está dispuesto a facilitar ningún Gobierno que no esté encabezado por Rajoy, según confirmó hoy.

Sánchez, por su parte, se niega a sentarse a negociar con el jefe del Ejecutivo en funciones y aboga por «tender la mano» a Podemos y Ciudadanos. Sin embargo, los dos partidos emergentes se declaran «incompatibles» y rechazan estar en el mismo barco, lo que complica las posibilidades aritméticas para lograr una mayoría amplia.

«El señor Pedro Sánchez tiene que elegir. Con los dos no se puede», urgió hoy Iglesias.

Los socialistas se muestran divididos ante el desafío de formar Gobierno, tal como se desprende de unas grabaciones filtradas y difundidas hoy por la prensa española, en las que pesos pesados del partido como la andaluza Susana Díaz, máxima rival interna de Sánchez, ponen en cuestión su liderazgo.

En Ciudadanos, por otra parte, no ocultan sus reticencias hacia Rajoy por los casos de corrupción que golpean a su partido, especialmente a raíz del último escándalo en la Comunidad Valenciana (este), surgido hace unos días.

Si no se consigue formar Gobierno, España se verá abocada a unas nuevas elecciones a partir de junio. Los dos principales diarios españoles, «El País» y «El Mundo», instaron hoy desde sus editoriales a los líderes políticos a buscar «una salida» al laberinto postelectoral. (dmz/dpa/hl)