Berlinesa septuagenaria recorre el mundo en coche octogenario

 

 

Heidi Hetzer con su Oldtimer “Hudo” en la antigua Route 66 en Estados Unidos. Para su viaje por México y hasta Argentina aún busca una persona quien la acompañe. (Foto: Heidi Hetzer / Instagram)

Por Barbara Munker

Los Ángeles, 28 de julio 2015  Heidi Hetzer tiene 78 años y partió hace doce meses de su Berlín natal para dar la vuelta al mundo al volante de un Hudson Greater Eight, fabricado en 1930 en Detroit, Estados Unidos, al que llama cariñosamente «Hudo».

Tras recorrer 45.000 kilómetros de un trayecto que los llevó por países como Turquía, Irán, Rusia, China, Malasia, Australia y Nueva Zelanda, la pareja de «veteranos» ha llegado a Estados Unidos, la patria del fiel vehículo.

«Todo marcha textualmente sobre ruedas», declaró la ex vendedora de coches de la marca Opel y piloto de rally a la agencia de prensa alemana dpa al cumplir la mitad del viaje. La próxima etapa los llevará por Estados Unidos, Canadá, México, América del Sur y África. «Quiero viajar por los cinco continentes», subraya esta enérgica jubilada.

«Hudo» llegó en contenedor proveniente de Nueva Zelanda al puerto californiano de Long Beach, donde la piloto lo recibió para continuar con su aventura, que «hasta ahora ha sido fantástica», destaca Heidi Hetzer. «Realmente, no he tenido ninguna situación peligrosa», agrega. En Laos, un carterista quiso apoderarse de su bolso pero sólo pudo llevarse la correa, relata Hetzer como al pasar.

Durante el viaje a China, en un tramo de montaña a 3.750 metros de altura, la trotamundos sufrió tanto frío que no podía mover los dedos. Pero tales peripecias no la amedrentaron. «En lo que va del año no he tomado ni una sola píldora», afirma.

Por el contrario, quien aflojó a veces fue «Hudo». En Melbourne, Australia, fue necesario equiparlo con un nuevo motor. «Cuando la ruta presenta muchas cuestas y pendientes, tengo que detenerme a menudo para que se enfríe», señala Hetzer. Pero en el llano, el veterano de reluciente azul petróleo con la matrícula berlinesa marcha hasta a 80 kilómetros por hora.

El coche despierta admiración por dondequiera que van. Muchos curiosos quieren tomarse fotos con Hetzer y su automóvil y le ofrecen su hospitalidad para pasar la noche.

Heidi Hetzer quiere honrar la memoria de Clärenore Stinnes, la primera mujer que recorrió el mundo en un automóvil en la década del 1920. Su viaje la llevó por 23 países y sumó unos 48.000 kilómetros. «Quiero sentir lo que sintió esta mujer», revela Hetzer. A bordo de su «Adler Standard 6», Stinnes se enfrentó a carreteras en un estado mucho peor, destaca Hetzer. Por eso tal hazaña sólo puede ser revivida en un vehículo antiguo, agrega la berlinesa.

Hetzer busca ahora un acompañante para una de las etapas más difíciles del viaje, los tres meses del trayecto que va desde México por América Central hasta Argentina. Los interesados o interesadas deben cumplir ciertas condiciones: hablar español, tener conocimientos de fotografía e Internet y pesar en lo posible no más de 60 kilos. «El coche está equipado con asientos deportivos, por eso hay que ser delgado», explica Hetzer, que con su corta melena rubia parece mucho más joven de lo que es.

Dentro de un año, esta abuela de cinco nietos quiere culminar su viaje en Berlín. Si embargo, no puede imaginarse que esto signifique despedirse de su octogenario «Hudo». «No puedo vivir sin él», confiesa Hetzer. «No voy a dejarlo al abandono. Ya veremos qué sucede cuando regresemos a Berlín.» (dmz/hl)