Davos, convertido en fortaleza, abordará la actualidad mundial

 

 

Davos, convertido en fortaleza, abordará la actualidad mundial (Foto: FOROtv / Twitter)

Por Albert Otti y Thomas Burmeister

Cologny, 18 de enero 2016 – Suiza ha convertido Davos, una localidad de montaña frecuentada por los amantes del esquí, en una fortaleza. Más de 5.000 soldados, 1.000 policías, expertos en explosivos, tiradores de precisión, helicópteros y cazas han sido desplegados para proteger el Foro Económico Mundial (FEM) que arranca el miércoles.

«Los ataques en París en noviembre pasado constituyen un nuevo tipo de amenaza para el Foro y se necesitan nuevas medidas (de seguridad)», dijo Walter Schlegel, jefe de Policía, en declaraciones al diario «Neue Zueriche Zeitung».

El aumento de riesgos no disuadirá a los 2.500 políticos, representantes de la ONU y presidentes de grandes empresas, representantes de ONG y artistas de acudir al pueblo de montaña suizo donde se celebra esta cita anual durante cuatro días.

Entre los asistentes de este año figuran el vicepresidente de Estados Unidos, John Biden, el rey de Holanda, Guillermo Alejandro, los actores de Hollywood Leonardo DiCaprio y Kevin Spacey, así como los presidentes de la empresa Walmart, del grupo energético Royal Dutch Shell y del Banco Industrial y Comercial de China, el mayor banco hipotecario del mundo.

La crisis de refugiados en Europa se perfila como uno de los principales temas a tratar este año en Davos.

Los asistentes hasta tendrán la posibilidad de experimentar lo que se siente al huir de la violencia participando en «Un día en la vida de un refugiado», un juego que simula lo que viven los refugiados y los cooperantes en la actualidad.

El conflicto sirio ya fue uno de los temas más relevantes en la agenda de Davos el año pasado, pero la llegada en masa de refugiados no se había abordado de forma tan relevante en los debates.

Desde entonces, más de un millón de refugiados llegaron a Europa el año pasado, poniendo de manifiesto la desunión europea a la hora de afrontar una gran crisis.

El presidente del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, dijo que se celebrarían «reuniones privadas» sobre cómo poner fin a la guerra en Siria. Está previsto que la semana después de Davos el gobierno sirio y representantes de la oposición se reunirán para conversar sobre la paz a unos 400 kilómetros de la localidad montañosa, en Ginebra.

Tensiones regionales que se han recrudecido como las que viven los rivales Irán y Arabia Saudí, que tienen intereses enfrentados en Siria y Yemen, también ocupan un lugar destacado en la agenda de Davos, ya que se espera contar con la presencia tanto del ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, como de su homólogo saudí, Adel al Yubeir.

Más allá de las crisis en Cercano Oriente, el terrorismo y la migración, los delegados debatirán sobre el conflicto en Ucrania, el papel geopolítico de Rusia y las tensiones generadas por las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

Los organizadores de Davos indicaron que retiraron la invitación al ministro de Asuntos Exteriores norcoreano, Ri Su Yong, en el último minuto, en protesta por la prueba nuclear realizada hace dos semanas.

Los asuntos económicos en la agenda de este año incluyen las preocupaciones por la economía china, que han repercutido en los mercados financieros, así como una ralentización del comercio global, la política monetaria europea y la situación económica de Grecia, que sigue comportando riesgos.

No obstante, Schwab recalcó que el asunto económico más importante a tratar es la denominada Cuarta Revolución Industrial, que llega acarreada por la revolución digital.

El término, acuñado por el gobierno alemán, engloba inteligencia artificial, un aumento de la automatización en las fábricas y en los coches, así como la evolución que rompe los límites entre los humanos y la tecnología que usan.

«Creo que todavía no estamos lo suficientemente preparados para la Cuarta Revolución Industrial, que nos llegará como un tsunami», dijo Schwab a la prensa antes de la cumbre de Davos.

Schwab ha señalado que estas transformaciones conducirán a que sea más económica y eficiente la producción y el transporte. A su vez, también podría causar tensiones en el mercado laboral, que se dividirá cada vez más entre trabajos más especializados bien remunerados y trabajos de bajo nivel, dijo Schwab. (dmz/dpa/hl)




Be the first to comment

Leave a Reply