Draghi: «El BCE reconsiderará su política monetaria en marzo»

 

El presidente Banco Central Europeo, Mario Draghi (Foto: Michael Bobak / Twitter)

Fráncfort, 21 de enero 2016 – El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo «podría verse obligado a reconsiderar su política monetaria en su reunión de marzo», reconoció hoy el presidente de la institución, Mario Draghi, en rueda de prensa.

«No hay ningún límite para lograr la estabilidad de los precios» que impone el mandato del BCE, dijo Draghi durante la ronda de preguntas. La inflación en Europa se situó en el 0,2 por ciento interanual en diciembre, muy por debajo de la tasa ligeramente inferior al 2 por ciento interanual que el BCE considera ideal para Europa.

Antes de su rueda de prensa, el BCE había anunciado que dejará los tipos de interés inalterados en el 0,05 por ciento para la zona euro. También seguirá igual la tasa del 0,3 por ciento que los bancos europeos deben pagar para guardar su dinero en las arcas del BCE.

El jefe del banco emisor europeo abrió la puerta a nuevas medidas expansivas para los 19 países del euro en cuestión de semanas, asegurando que los riegos económicos para el crecimiento se han agravado desde el comienzo del año.

Además, Draghi explicó su anuncio refiriéndose a los riesgos geopolíticos y a la actual volatilidad de los mercados financieros.

El italiano insistió en que el BCE está dispuesto a aplicar todas las medidas necesarias para evitar un ciclo deflacionista en Europa.

Lo repitió en varias ocasiones y puso especial énfasis en que el Consejo de Gobierno encontrará «la cohesión» para aplicar dichas medidas, pese a la resistencia declarada por los bancos centrales de Alemania y otros países centroeuropeos.

Además, Draghi admitió el problema que supone para España el proceso de devaluación interna al que está sometido el país desde hace un lustro.

El anuncio de Draghi hizo desplomarse el valor del euro frente al dólar, que llegó a cotizar ligeramente por debajo de los 1,08 euros. Las bolsas, en cambio, se vieron impulsadas por sus palabras.

El índice DAX alemán subió más de un 2,1 por ciento tras la comparecencia de Draghi, pero poco después perdió algo de terreno, hasta el 1,7 por ciento. El selectivo español IBEX, por su parte, creció más de un 2,5 por ciento. Estas subidas llegan tras varias semanas de caídas drásticas y casi continuadas.

Hace seis semanas que Draghi anunció un nuevo paquete de estímulos para impulsar los precios y reactivar la economía de los países del euro. Su contenido no satisfizo las expectativas de los mercados.

Desde entonces, el hundimiento del precio del petróleo y el enfriamiento económico de China han sembrado dudas sobre las posibilidades reales de crecimiento y de recuperación de la inflación. (dmz/dpa/hl)