La Comisión Europea abre un proceso a Polonia por sus reformas

 

El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans (Foto: Exen / Twitter)

Bruselas, 13 de enero 2016 – La Comisión Europea abrió hoy un proceso a Polonia debido a sus controvertidas reformas, haciendo uso así de un procedimiento creado en 2014 para proteger el Estado de derecho en la Unión Europea, informó en Bruselas el vicepresidente de la Comisión Frans Timmermans.

«No se están respetando decisiones vinculantes del Tribunal Constitucional» por parte de otras instituciones polacas, apuntó Timmermans, que calificó de «grave» esta situación.

Las medidas más controvertidas del nuevo Gobierno conservador polaco son la reforma judicial y la nueva ley de medios. La oposición teme que la reforma del Tribunal Constitucional ponga en peligro el reparto de poderes en el país, pues prevé que las decisiones tengan que adoptarse por una mayoría de dos tercios, difícil de conseguir.

Además, a principios de diciembre el Gobierno desoyó decisiones adoptadas por el Tribunal Constitucial relacionadas con el nombramiento de nuevos jueces y con la prohibición de la reducción de mandato del anterior presidente del tribunal.

Por su parte, la nueva ley del medios permite que el Gobierno elija a los directivos de los medios públicos, algo que según los críticos amenaza a la libertad de prensa. También la Comisión teme que se puedan ver comprometidos la libertad y el pluralismo de los medios, aunque señala que a la UE le preocupa sobre todo la reforma judicial.

En esta primera fase del proceso, la Comisión analizará en profundidad si hay indicios de que la legalidad esté en riesgo en Polonia. De ser así, Bruselas podría recomendar al Gobierno polaco que introduzca modificaciones en su legislación. De no hacerlo, Polonia podría enfrentarse en último caso a una suspensión de su derecho a voto en la UE.

Se espera que los resultados de la investigación estén listos para mediados de marzo.

Timmermans enviará ahora una carta a Varsovia para iniciar el diálogo y aseguró que el objetivo es «resolver las cuestiones, no acusar». «Esto no tiene nada que ver con la política», aseguró. El vicepresidente de la Comisión confía en que el diálogo con Varsovia «dé resultados», ya que «Polonia es un país muy importante que está muy comprometido de forma global con la UE».

La Comisión ya envió otras cartas a Polonia para pedir información sobre la ley de medios y expresar su preocupación por la reforma judicial, a las que Varsovia respondió defendiendo sus decisiones.

Según Timmermans, las respuestas que recibió aportaban algo de contexto político pero no abordaban los asuntos concretos que se planteaban. «Ahora espero una respuesta», afirmó.

Según el Gobierno polaco, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, aseguró que se trata sólo de un «procedimiento de rutina» sobre la orientación de las reformas polacas. Según Varsovia, el martes Juncker habló 45 minutos por teléfono sobre ello con la primera ministra polaca, Beata Szydlo.

«Es un procedimiento estándar, no dramaticemos», apuntó hoy el portavoz del Gobierno polaco, Rafal Bochenek.

La jefa de Gabinete de la primera ministra, Beata Szydlo, achacó la apertura de la investigación a una mala propaganda contra su país. «Lamento mucho que los denunciantes consiguieran hoy un éxito como este, que nos acusen, por ejemplo, comisarios alemanes de la UE», dijo en declaraciones al canal TVN24.

«La decisión nos preocupa», apuntó por su parte Mark Magierowski, portavoz del presidente polaco, Andrzej Duda, que aseguró que Timmermans recibirá «respuestas de primera mano» cuando vaya a Polonia. «No tenemos nada que ocultar», aseguró.

Previamente, la primera ministra Szydlo había asegurado que Polonia no se arrodillaría ante la UE. «No consideraremos la pertenencia a la UE como un privilegio, sino como un derecho», afirmó ante el Parlamento en Varsovia.

La semana pasada Juncker ya afirmó que no esperaba tener que utilizar el artículo 7 del Tratado de Lisboa con Polonia, que establece la suspensión de los derechos de voto de un país miembro como la sanción más dura en caso de «violaciones graves y continuadas» de los derechos establecidos por dicho tratado. (dmz/dpa/hl)




Be the first to comment

Leave a Reply