Preocupación en la UE por falta de soluciones a la crisis migratoria

 

El jefe de Gobierno de Holanda y actual presidente del Consejo Europeo, Mark Rutte (centro) (Foto: Naumann-Stiftung / Twitter)

Davos/Praga, 21 de enero 2016 – Diversas voces de la Unión Europea (UE) advirtieron hoy sobre la necesidad de regular la llegada de migrantes al bloque: «Europa debe ayudar a quienes huyen de la guerra y de la persecución, pero no a costa de ponerse en peligro a sí misma», alertó el primer ministro de la República Checa, Bohuslav Sobotka.

En Davos, donde tiene lugar el Foro Económico Mundial, también se escucharon advertencias. El jefe de Gobierno de Holanda y actual presidente del Consejo Europeo, Mark Rutte, aseguró que Europa sufrirá graves consecuencias si no logra controlar rápidamente el flujo de refugiados.

La situación debe cambiar en las próximas seis a ocho semanas para evitar un colapso total del sistema Schengen, sentenció Rutte en un debate sobre «El futuro de Europa».

La víspera Austria decidió reducir drásticamente la cifra de refugiados que acogerá, en una medida que podría tener consecuencias en los países europeos de tránsito de miles de refugiados que se proponen llegar precisamente a Austria y Alemania.

Por el momento, la Comisión Europea prefirió no comentar la decisión austríaca.

En Davos, Rutte sostuvo que las cifras de migrantes aumentarán pronto exponencialmente. «En las primeras semanas de este año llegaron 35.000 personas desde Turquía a Grecia por mar. En todo enero del año pasado sólo habían sido 1.600. Cuando llegue la primavera, la cantidad de refugiados se cuadruplicará», advirtió.

«Como Unión Europea, nosotros -en lo que respecta a Holanda, Alemania y otros países- no podremos cargar mucho más tiempo con semejantes números», señaló.

En este sentido, instó a implementar cuanto antes el acuerdo de la UE con Turquía para frenar la cantidad de personas que parten desde allí hacia el bloque y a acelerar la puesta en funcionamiento de los centros de registro de migrantes en Italia y Grecia.

El jefe de Gobierno checo también insistió en Praga en que la UE debe reforzar la regulación de personas en el ingreso al bloque en sus fronteras externas.

En algunos países hay una fuerte oposición a la política de asilo pese a no registrar grandes cifras. La República Checa, por ejemplo, alberga actualmente a 98 personas en centros especiales y el año pasado otorgó asilo sólo a 71 personas.

En tanto, otras 12 personas murieron ahogadas ante las costas de Turquía, mientras que 28 personas fueron rescatadas por la guardia costera, informó la agencia Anadolu.

A Turquía han llegado más de dos millones de refugiados desde que estalló el conflicto armado en Siria en 2011.

Este jueves la guardia costera griega logró rescatar hoy a 73 personas de las aguas del mar Egeo. Sin embargo, una de ellas, un niño, murió después de su llegada a la isla de Lesbos.

Alexis Tsipras, jefe de Gobierno heleno, reiteró en Davos la necesidad de que su país reciba el respaldo del bloque europeo.

Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), en lo que va de año 87 personas han muerto ahogadas o están desaparecidas en el Mediterráneo en su intento de llegar a las costas de Grecia. (dmz/dpa/hl)