Rajoy pedirá al rey ser el primero en intentar formar gobierno

 

 

Rajoy pedirá al rey ser el primero en intentar formar gobierno (Foto: Identidad Alvearense / Twitter)

Por Sara Barderas

Madrid, 21 de enero 2016 – Mariano Rajoy pedirá mañana a Felipe VI que lo presente como candidato a jefe del gobierno español en la reunión con la que el monarca cerrará en el Palacio de La Zarzuela la ronda de consultas para proponer al aspirante a la investidura más difícil en la historia de la democracia española.

El líder del Partido Popular (PP), el más votado en las elecciones del 20 de diciembre, acalló en la tarde del jueves las voces que desde hace dos días especulaban con la posibilidad de una retirada al no tener asegurados los apoyos suficientes antes de la votación en el Congreso de los Diputados.

«Evidentemente, mi candidatura la voy a presentar. Nos han votado más de siete millones de españoles y sinceramente creo que en la situación en la que estamos, un poco de sensatez y de cordura viene bien», dijo antes de un acto en el Museo del Prado. 

A día de hoy, las opciones sobre la mesa son tres: que Rajoy logre de alguna forma atraerse al PSOE para ser investido; que sea el líder socialista, Pedro Sánchez, el que acabe gobernando con un pacto de fuerzas de izquierda; o que España vuelva en breve a las urnas ante la imposibilidad de que se forme un Ejecutivo ante la mayor fragmentación de la historia democrática en el Congreso.

Hasta que el propio Rajoy no confirmó su intención, los intentos de algunos miembros de su partido y de su gobierno por disipar las dudas no sirvieron, en parte por las declaraciones contradictorias en las propias filas. «Si Rajoy no se presenta a la investidura, que se vaya a casa», llegó a decir Pedro Sánchez en medio del lío.

El primer portavoz político al que recibió este jueves el rey en el marco de la ronda de consultas había avivado por la mañana la incertidumbre en el seno del propio PP.

«A mí me ha manifestado (el rey) que se debería seguir el orden natural de las cosas, que primero fuera la persona que haya obtenido el mayor número de votos», dijo Joan Baldoví. Pero el portavoz de la formación valenciana Compromís, que concurrió con Podemos a los comicios, añadió que el monarca no descarta que el conservador no quiera intentarlo por falta de apoyo suficiente.

El ministro de Justicia de Rajoy, Rafael Catalá, generó más confusión al asegurar que «no hay que descartar que pudiese ser propuesto en primer lugar» Pedro Sánchez, que se verá mañana con el rey antes que Rajoy y después del líder de Podemos, Pablo Iglesias.

El monarca recibió hoy en La Zarzuela a Albert Rivera, el líder del partido liberal Ciudadanos, cuarta fuerza parlamentaria, que se ofreció al monarca como mediador entre Rajoy y Sánchez para «desencallar el bloqueo institucional, la guerra fría», y que se pueda formar un gobierno sin tener que repetir comicios.

Con 122 escaños en el Congreso de los Diputados, el PP está lejos de la mayoría absoluta de votos (176) que necesitaría Rajoy en una primera votación de investidura.

Si el Partido Socialista (PSOE, con 90) vota en contra, como pretende hacer Sánchez, tampoco tendrá en una segunda vuelta más apoyos que rechazos, como precisaría, ya que no hay posibilidad de que los 69 diputados de Podemos cambien su voto negativo.

El socialista, que hasta ahora ha rechazado la gran coalición de gobierno que le ha ofrecido Rajoy con el PP y Ciudadanos, defiende desde las elecciones que corresponde al líder conservador el primer intento, pero que tras su fracaso, él tratará de formar un Ejecutivo progresista con otras fuerzas.

En las últimas horas ha habido indicios de acercamiento entre Podemos y el PSOE de cara a una negociación para la posible investidura del socialista.

Sánchez lo tiene no obstante complicado. Necesita a Podemos, pero la defensa del partido de Pablo Iglesias de un referéndum de autodeterminación en Cataluña es un escollo prácticamente insalvable dentro de su propio partido.

Destacados barones regionales que cuestionan el liderazgo de Sánchez lo sitúan como línea infranqueable. Además, el socialista puede llegar a necesitar negociar el apoyo de partidos nacionalistas e incluso independentistas, en un momento nada fácil para hacerlo ante el desfío secesionista abierto en Cataluña.

Ante este escenario, con el Congreso de los Diputados más fragmentado en casi 40 años de democracia, nadie descarta que España tenga que volver a las urnas ante la imposibilidad de que se forme gobierno. (dmz/dpa/hl)