Rohani en Francia: Irán inaugura una nueva etapa de lazos con Europa

 

El presidente de Irán, Hassan Rohani (centro) , abogó hoy en París por dar inicio a una nueva etapa de vínculos políticos y económicos con Europa (Foto: Laurent Fabius / Twitter)

París, 28 de enero 2016 – El presidente de Irán, Hassan Rohani, abogó hoy en París por dar inicio a una nueva etapa de vínculos políticos y económicos con Europa, dejando atrás el largo período de aislamiento que atravesó Teherán a raíz de la disputa nuclear con la comunidad internacional.

«Gracias al acuerdo nuclear, podemos abrir un nuevo capítulo», destacó también el primer ministro francés, Manuel Valls. «Francia quiere renovar sus lazos con Irán como un socio ambicioso», añadió.

De visita en la capital francesa, la delegación iraní suscribió 20 acuerdos y contratos que abarcan, entre otras cosas, la compra de 118 aviones a la empresa Airbus por un valor de 25.000 millones de euros.

El presidente iraní mantuvo diversas reuniones de negocios de alto nivel para luego sostener un encuentro con el presidente anfitrión, Francois Hollande, y tratar la firma de unos 20 acuerdos bilaterales vinculados a los sectores de salud, agricultura y transporte.

Rohani destacó que la atmósfera positiva debe servir para inaugurar una nueva etapa y calificó su visita a Francia como «un primer paso importante» en este sentido.

La lucha antiterrorista también fue un punto central del encuentro. El presidente iraní destacó que su país y Francia tienen una obligación histórica de combatir el peligro que supone la milicia terrorista Estado Islámico (EI) y advirtió que las naciones deberían «actuar juntas y con tenacidad» para que no se produzcan nuevos atentados.

En el marco de los conflictos regionales, los mandatarios se refirieron tanto a la situación en Siria como a las tensiones que viven actualmente Irán y Arabia Saudí.

Al referirse a Siria, Hollande recordó el significado de las inminentes negociaciones que tendrán lugar en Ginebra y realzó su importancia a fin de lograr una transición política en el país, sumido en una guerra civil desde 2011.

Sin embargo, en este punto las diferencias quedaron nuevamente de manifiesto, ya que el presidente iraní expresó su claro respaldo a su par sirio, Bashar al Assad.

El terrorismo no tiene su raíz en una persona, observó Rohani, sino en la milicia del EI.

Esta postura se diferencia de lo expresado por Francia, que ve una salida de Al Assad como condición necesaria para que Siria pueda vivir una transición democrática.

En lo que respecta a la situación regional, Rohani solicitó que París contribuyera a rebajar las diferencias locales. Sin embargo Francia, ya antes del encuentro, había rechazado asumir un papel mediador entre Irán y su principal rival regional, Arabia Saudí, con el cual el Elíseo tiene un estrecho vínculo.

Riad y Teherán rompieron relaciones diplomáticas este año después de que la embajada saudí en Irán fuese asaltada en reacción a la ejecución de un popular clérigo chiita en Arabia Saudí.

La visita a Francia, que estuvo precedida por un viaje del líder iraní al Vaticano e Italia, se produce tras el levantamiento de sanciones internacionales en contra de Teherán.

Esas medidas fueron suspendidas como contrapartida a la limitación del programa nuclear iraní, tal como establece el acuerdo nuclear firmado en julio entre Teherán y las principales potencias mundiales.

Al referirse a este pacto, Hollande recordó la importancia de cumplir los compromisos asumidos. «Eso rige para todas las partes», advirtió en referencia al acuerdo, firmado con el objetivo de evitar que Irán desarrolle armas nucleares.

El paso de Irán por Francia deja diversos acuerdos económicos. La automotriz francesa PSA Peugeot Citroën anunció su regreso al país, donde fabricará y comercializará los modelos Peugeot 208, 2008 y 301 en el marco de una joint-venture con el iraní Iran Khodro. Producirá sus primeros coches en Irán en 2017 e invertirá en los próximos cinco años hasta 400 millones de euros, anunció.

Además, las sociedades ferroviarias de ambos países firmaron un acuerdo de cooperación para la modernización y gestión de estaciones de trenes en Irán y la petrolera Total pactó con la Compañía Nacional de Petróleo Iraní.

Según declaraciones del director ejecutivo de Total, Patick Pouyanne, el acuerdo permitirá la importación diaria de entre 150.000 y 200.000 barriles de crudo.

En Francia se hicieron oír algunas voces críticas: cientos de personas se congregaron para manifestarse contra las ejecuciones en Irán y contra lo que consideran una justicia arbitraria. Además, una manifestante del grupo feminista Femen se colgó de un puente cercano a la Torre Eiffel. En el puente se leía un cartel que decía: «Bienvenido Rohani, verdugo de la libertad».

El viaje de Rohani a París estaba previsto para noviembre del año pasado, pero fue pospuesto a raíz de los atentados que vivió la capital el 13 de ese mes, cuando murieron 130 personas.

Es la primera visita oficial de un líder iraní a Europa desde 1999. (dmz/dpa/hl)