Fútbol de doble personalidad: el enigma del Borussia Dortmund

 

Sólido en la Liga de Campeones y ya en los octavos de la Copa Alemana, el Dortmund se enfrenta al descenso en la Liga local (Foto: https://www.bvb-fotos.de/)

Por María Laura Aráoz (dpa)

Berlín, 1 dic 2014 – El Borussia Dortmund saboreó las mieles del éxito en los últimos años en el fútbol alemán y europeo, pero lo que genera hoy es desconcierto ante lo que parece un caso de doble personalidad: exitoso en la Liga de campeones y último en la Bundesliga.

«El enigma del Borussia Dortmund», tituló hoy el semanario «Die Zeit» en su página web. «El mejor colista de todos los tiempos parece desconcertado. Nosotros también», escribió el periódico tras la caída del domingo que envió al equipo al último puesto de la clasificación al encadenar la octava derrota en trece fechas.

Sólido en la Liga de Campeones y ya en los octavos de la Copa Alemana, el Dortmund se enfrenta al descenso en la Liga local.

El subcampeón de la temporada pasada tiene que remontarse al año 1985 para recordar la última vez que cerró la tabla del fútbol alemán a esta altura de la competición.

En ese entonces, el equipo de los mineros de la cuenca del Ruhr atravesaba una seria crisis deportiva y financiera y sólo consiguió salvar la categoría en la repesca.

Han pasado casi tres décadas y el club de la camiseta negra y amarilla es el único que cotiza en Bolsa y arroja dividendos Es la segunda potencia financiera detrás del todopoderoso Bayern Múnich.

De la mano del carismático Jürgen Klopp, el plantel rejuveneció y conquistó con un fútbol de fina técnica y gran velocidad la Liga en 2011, el doblete de Liga y Copa en 2012 y el subcampeonato europeo en 2013.

Los tiempos han cambiado. El conjunto vio emigrar al Bayern a dos pilares ofensivos, Mario Götze y Robert Lewandowski. Jugadores claves como Marco Reus, Ilkay Gündogan, Mats Hummels, Nuri Sahin y Sokratis se perdieron gran parte de la campaña por lesiones.

Fue acumulando derrotas en la liga, en la que ostenta once magros puntos. La delantera valuada en más de 50 millones de euros marcó sólo 14 goles y la defensa ha recibido la friolera de 21.

En este tiempo, la Liga de Campeones se convirtió en el refugio donde los de Klopp podían lamerse las heridas, con un balance de cuatro triunfos y una derrota y la perspectiva de quedar primero en el grupo D con un empate ante el Anderlecht la semana próxima.

Pese al éxito internacional, la perspectiva de caer a segunda ha hecho saltar las alarmas en la fiel hinchada del Dortmund, conocida por su lema «Echte Liebe» («Amor Verdadero»).

De ese amor verdadero se pasó a las primeras silbatinas a los jugadores y al técnico Klopp, artífice de los éxitos en seis años de gestión y hasta ahora indiscutido.

Klopp, quien tiene contrato hasta 2018, ha asumido la responsabilidad y cuenta con el respaldo de la dirigencia. «Asumo mi responsabilidad. No seré un escollo pero tampoco me iré antes de que haya una solución mejor», sostuvo tras el 2-0 ante el Eintracht Frankfurt que selló el desplome.

«Estamos cien por ciento convencidos de que podremos salir de éste junto a Jürgen», señaló el director deportivo, Michael Zorc, quien al mismo tiempo lanzó la advertencia a los jugadores: «Todos deben ser conscientes de que estamos luchando por la categoría». (dpa/dmz/hl; Foto: https://www.bvb-fotos.de/)