Índice protección del clima apunta a transformación energética global

 

Algunos países por la preocupación climatica en el mundo se están inclinando por una política para el uso de energía renovable. (Foto: Emaze)

París, 8 de diciembre 2015 – El índice anual sobre protección climática, que elaboran las organizaciones Germanwatch y Climate Action Network (CAN) sobre la política energética de los países, apunta a una tendencia global hacia una reducción de las energías fósiles y un aumento de las renovables.

Por primera vez, el índice muestra una ampliación de la capacidad de producción de energías de fuentes renovables mayor que la de fuentes fósiles y la nuclear juntas: el 59 % de la capacidad adicional de generación eléctrica en 2014 procedió de energías a partir de combustibles no fósiles, apunta el texto.

Además, en torno a la mitad de todas las inversiones en energías renovables procede de países emergentes y en desarrollo.

«Vemos tendencias globales que indican cambios prometedores en algunos de los sectores más relevantes para la protección del clima y pasos importantes hacia una transformación del sistema energético», señala el autor del estudio, Jan Burck, de Germanwatch.

El informe muestra poco movimiento entre los países a la cabeza y a la cola de la lista: Dinamarca sigue encabezando el índice gracias a su exitoso programa de eficiencia energética y energías renovables, situándose en una zona «muy buena», frente a Arabia Saudí, que como viene siendo usual, sigue en último lugar en una zona «muy pobre», debido a su gran dependencia del petróleo.

Sin embargo, pese a encabezar la lista, Dinamarca parte de la cuarta posición, quedando desiertos los tres primeros lugares, lo que señala que ningún país está haciendo realmente lo necesario para limitar el calentamiento global a un máximo de dos grados centígrados.

En la lista destacan también países como Reino Unido, en quinta posición, por su anuncio de abandonar la energía a partir del carbón, seguido de Suecia, en sexto lugar, debido a su alta eficiencia energética. Francia se sitúa octavo, todos ellos con desempeños energéticos considerados «muy buenos». Portugal, en el puesto 19, Alemania (22), India (25) o México (28), siguen considerándose «buenos».

Sin embargo, Estados Unidos (34) o China (47), así como España (41) están en la zona de desempeño «pobre», mientras que Argentina (48), Japón (58) y Australia (59) se sitúan en la zona de «muy pobre», la misma categoría que Arabia Saudí.

El informe evalúa aspectos como la producción de gases de efecto invernadero a partir de energías fósiles, la degradación forestal, el desarrollo de energías renovables y la eficiencia energética, entre otros factores, en 58 países, que representan el 90 por ciento de las emisiones de efecto invernadero en el mundo.

La tendencia a la baja de la construcción de plantas eléctricas de combustibles fósiles supone una buena noticia para la cumbre del clima de París, donde 195 países están intentando negociar un acuerdo para limitar el calentamiento global que entre en vigor antes de 2020.

La cumbre terminará el viernes, sin perspectivas de solucionar grandes problemas como la financiación de las ayudas a los países pobres para invertir en energías renovables, entre otras cosas. (dmz/dpa/ahr/hl)