Inglaterra o nada: Josep Guardiola busca “nuevo desafío”

 

El técnico español Josep Guardiola abandonará el Bayern Múnich y se irá a la primer liga inglesa (Foto: FC Bayern München / Twitter)

Por Klaus Bergmann

Múnich, 5 de enero 2016 – Bye, bye Bayern Múnich. Josep Guardiola, el técnico inquieto e infatigable, dará otro paso en su fríamente calculada carrera y abandonará al club germano para desembarcar en la Premier League inglesa, la Liga más rica del mundo.

En la lucha por el entrenador codiciado a nivel mundial, el gigante del fútbol alemán no tuvo armas para lidiar con los cantos de sirena de Inglaterra y sus atractivos tanto en el ámbito deportivo como en el económico.

Tres años bastaron para este obsesivo del fútbol, que siente el desgaste más que otros y que enfilará hacia Inglaterra tras el final de la temporada. «La única razón por la cual no he prolongado mi contrato es que quiero entrenar en la premier league de Inglaterra», comunicó hoy.

Guardiola, quien en breve cumplirá los 45 años, se presentó muy distendido en su primera comparecencia ante la prensa dos semanas después del anuncio del club de que no prorrogaría. Casi como si se hubiera quitado un peso de encima.

El catalán dejó de lado su habitual reserva e incluso dio pistas sobre su mundo interior. El cosmpolita reveló que quiere seguir viaje tras cuatro años excepcionales en Barcelona y una parada en Múnich en la que aún queda por ganar la Liga de Campeones.

Guardiola dijo que busca impulsos en un país nuevo, una nueva Liga. «Quiero conocer nuevos estadios, nuevas ciudades, nuevos restaurantes, nuevas personas (…) Tres años en un club son suficientes. No soy de los técnicos que se quedan 30 años en un club».

El entrenador no quiso confirmar que el Manchester City será el próximo gran club que se precie de contar con sus servicios después del Barcelona y el Bayern. «Tengo distintas ofertas pero aún no me he decidido».

Entre los candidatos podrían figurar también el Manchester United o el Chelsea. Pero más allá de la fama y el dinero, a Guardiola lo impulsa la ambición de imponer su juego de posesión total de la pelota también en Inglaterra.

«Sé que es un riesgo para mí», admitió. «That’s why I like it!» (Pero es la razón por la que me gusta), agregó acto seguido en inglés.

Antes de partir le queda trabajo por hacer. Quiere que su último partido sea la final de la Liga de Campeones, el 28 de mayo en Milán. Guardiola dijo que entiende que su paso por el Bayern no será visto como algo perfecto si no consigue el título de Champions, el único que le ha sido esquivo con los bávaros.

Haber perdido sólo uno de 51 partidos en la primera mitad de la temporada «es mucho más excepcional que la Liga de Campeones», aclaró.

Sin embargo, el técnico catalán buscará despedirse a lo grande. Anunció que quiere dejarle a su sucesor Carlo Ancelotti no solo «un gran equipo» sino en lo posible un gran legado como lo hizo Jupp Heynckes cuando conquistó el triplete de Liga, Copa y Champions en la temporada 2012/2013.

El italiano es «perfecto para el club», estimó Guardiola y saludó la rápida decisión del Bayern. «Es bueno que ya esté designado un sucesor».

Con la situación de la dirección técnica aclarada, el club, el entrenador y los jugadores podrán centrarse en la ambiciosa meta de alzar tres trofeos. Para ello comenzarán a partir de mañana la pretemporada en Qatar, donde el Bayern se concentra desde hace seis años en invierno pese a todos los reparos a nivel político.

Todo el plantel viajará a Doha. También serán de la partida los aún lesionados Franck Ribéry y Medhi Benatia así como Mario Götze, quien ya cumple ejercicios de readaptación. En el Golfo Pérsico, Guardiola probablemente tenga ocasión de explicar «en tres o cuatro minutos» a los jugadores las razones por las cuales ya no ve su futuro en Múnich sino en Inglaterra. (dmz/dpa/hl)