Más pesajes y menos sparrings: nuevos planes médicos en el boxeo

 

 

El presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el mexicano Mauricio Sulaimán (Foto: almamontiel / Twitter)

Por Sergio Carrillo

Ciudad de México, 1 de febrero 2016 – El boxeo mundial inicia el 2016 con el estudio de nuevos planes médicos para proteger la salud de los púgiles, entre ellos el pesaje una vez al mes de cada profesional y la contabilización de rounds con sparrings.

El CMB está «en pie de lucha y tiene numerosos planes médicos como el pesaje de cada púgil una vez al mes y saber cuántos rounds hace con sparrings (ayudantes contratados para boxear) antes de las peleas», dijo a la dpa el presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el mexicano Mauricio Sulaimán.

Al hacer referencia a los proyectos del CMB en 2016, Sulaimán dijo que uno de los objetivos es el pesaje de los boxeadores para saber si están «en peso aceptable dentro de su división».

Otro proyecto es conocer cuántos veces boxeo con sparrings (peleadores con los boxea en el cuadrilátero antes de cada combate).

Según Sulaimán, el uso de rivales muchas veces se emplea de manera equivocada. «Un boxeador debe utilizarlos (sparrings) cuando ya está en condición física y no para bajar de peso o ganar condición, porque es ahí cuando los golpes que reciben causan daños severos».

«El proyecto es complicado y largo, pero vamos a llevar un registro a nivel mundial, ciudad por ciudad, gimnasio por gimnasio, de los boxeadores, su peso cada mes, y el número de episodios que hicieron con ayudantes para boxear en los entrenamientos», comentó.

Sulaimán destacó que el propósito de esta medida «es mantener al mínimo los asaltos con sparrings porque son golpes que se están dando sin tener un combate y no se monitorean de ninguna manera».

«Es una nueva línea para entender que el boxeador no debe terminar ni gastar su carrera en el gimnasio. Para una contienda hacen muchas peleas con caretas (protectores para la cabeza), pero no es necesario», añadió.

El mismo destacó que algunos púgiles llegan a realizar hasta 180 asaltos intercambiando golpes con ayudantes.

Sulaimán agregó que el organismo con sede en Ciudad de México también realiza estudios con la Universidad de Los Angeles (UCLA) de una sustancia láctea que podría ayudar a proteger el cerebro de los púgiles durante un embate y que está en etapa experimental.

Asimismo, el CMB analiza el uso de protectores bucales con un chip para tener un registro de la potencia de los golpes que reciben los estetas durante una pelea, con el fin de tomar medidas apropiadas para su seguridad.

Entre los cambios introducidos en los últimos años por el CMB destacan la disminución de asaltos de peleas de título mundial de 15 a 12, el pesaje obligatorio 24 horas antes de cada pelea, la creación de divisiones intermedias para facilitar el paso de púgiles a otras categorías, el seguro de vida y hospitalización, la repetición instantánea de video o el uso de exámenes médicos obligatorios después de perder por nocaut. (dmz/dpa/hl)