Activista peruano se casará con árbol milenario en México

05 05 tule boda

El Árbol del Tule en Oaxaca contraerá nupcias este domingo. (Foto: Asociación Mexicana de Arbocultura)

Ciudad de México, 5 de mayo 2016 – Un pintoresco pueblo mexicano será testigo de la unión entre un hombre y un árbol cuando un activista peruano contraiga nupcias el domingo con un majestuoso ejemplar de más de 2,000 años de edad.

«Estoy muy emocionado. Esta boda es un desafío», dijo hoy Richard Torres a dpa. «Se trata de una fiesta de vida que busca crear conciencia y evitar la tala de árboles».

Torres, que también es director de teatro, llegó esta mañana al pueblo de Santa María del Tule, en el estado sureño de Oaxaca, donde se llevará a cabo el matrimonio simbólico con el Árbol del Tule, famoso en todo México no sólo por su longevidad, sino también por el extenso diámetro de su tronco, cuya circunferencia es de unos 58 metros.

«Es un árbol milenario y la ceremonia que haremos también lo es», sostuvo el activista nacido en Lamud, un pequeño pueblo de la Amazonía peruana donde, asegura, tuvo el primer contacto con la naturaleza.

La ceremonia consiste en un pago a la Madre Tierra, inspirado en los rituales incaicos, y luego una boda tradicional con anillos y ramo. Torres, el novio, lleva además una ofrenda compuesta de granos, monedas y pan que ofrece a la «novia».

Torres ya se ha casado antes con otros árboles. La primera vez lo hizo en 2012 en Lima, capital de Perú, luego de protestar por la tala de árboles en un punto verde importante de esa ciudad para poner la feria gastronómica Mistura.

«Luego de eso se formó el proyecto ‘Cásate con un árbol’. He realizado estas bodas simbólicas en la Amazonía y luego en Chile, Argentina, Bolivia y Colombia», señaló.

El activista explica que la boda es sólo una parte de su proyecto de reforestación. Durante la ceremonia, abierta a todo el público, plantan un árbol al que llama «Árbol de la Paz», y en los días posteriores más árboles son sembrados por Torres y miembros de la comunidad en la que se encuentre, sobre todo niños.

«Es importante que les inculquemos el respeto y el amor por la naturaleza», dijo. «Hemos llegado a plantar hasta 300 árboles y en Santa María del Tule espero llegar a los 100».

Torres estará acompañado por un grupo de ecologistas e ingenieros que se encargarán de gestionar los permisos para plantar los árboles en Santa María del Tule. Autoridades locales, artesanos, niños y las personas que viven esa comunidad asistirán para presenciar la ceremonia simbólica.

El Árbol del Tule mide casi 50 metros y se dice que ni 30 personas tomadas de la mano pueden rodear su tronco. Según una leyenda zapoteca, fue plantado por un sacerdote del dios del viento Ehécatl.

Se trata de un ahuehuete, que en lengua náhuatl significa «un árbol viejo de agua», especie típica en el país así como en algunas zonas de Guatemala. En 1921, el ahuehuete fue declarado el árbol nacional de México, pues consideran que por su longevidad estos árboles han sido testigos de su historia. (dpa/dmz/ahr/hl)