La CIDH condena el asesinato de un periodista mexicano

 

El periodista mexicano Marcos Hernández Bautista (Foto: Revista Emeequis / Twitter)

Washington, 28 de enero 2016 – La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH condenó hoy el asesinato del periodista mexicano Marcos Hernández Bautista e instó a las autoridades a actuar «de manera pronta y oportuna para investigar el crimen e identificar y sancionar a los responsables».

El cuerpo sin vida de Hernández fue hallado el 21 de enero al lado de su coche en una carretera en la localidad de San Andrés Huaxpaltepec, en el estado mexicano de Oaxaca.

El periodista era corresponsal del diario «Noticias Voz e Imagen de Oaxaca» y colaboraba con otros medios de comunicación. Además era funcionario público en el gobierno de su localidad y militaba en el partido Movimiento de Regeneración Nacional, explicó la Relatoría a través de un comunicado.

Antes de ser asesinado, Hernández había manifestado temor por posibles represalias ante la publicación de artículos que tocaban «intereses políticos y de cacicazgos en la región», dijo el director editorial del periódico para el que trabajaba. 

El gobernador del estado de Oaxaca solicitó a la Secretaría de Seguridad Pública y a la Fiscalía General de ese estado que investiguen el crimen.

Las autoridades mexicanas aseguran que no tenía constancia de amenazas, agresiones u hostigamientos en su contra, ni habían recibido una solicitud para velar por su seguridad.

La Relatoría manifestó una vez más «especial preocupación por la reiteración de este tipo de actos violentos contra periodistas y trabajadores de los medios de comunicación en México».

En 2014 fueron ocho los comunicadores asesinados en México «presuntamente por el ejercicio de su libertad de expresión» y en 2015 se registraron seis casos.

El estado de Oaxaca ha sido de los más violentos para los periodistas de ese país en los últimos años, según la CIDH.

«Cuando tales delitos quedan impunes, esto fomenta la reiteración de actos violentos similares y puede resultar en el silenciamiento y en la autocensura de los y las comunicadoras», concluyó la Relatoría, creada por la CIDH con el fin de estimular la defensa del derecho a la libertad de pensamiento y expresión en el continente americano. (dmz/dpa/hl)