Miembro del comité de Alemania 2006 niega pago a qatarí Bin Hammam

 

El qatarí Mohamed bin Hamman( izq.) y Joseph Blatter (Foto: Kennedy Tetteh  / Twitter)

Fráncfort, 24 de octubre 2015  El ex secretario general de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) Horst R. Schmidt negó hoy que el qatarí Mohamed bin Hamman fuera el destinatario del sospechoso pago de 6,7 millones de euros efectuado en la antesala del Mundial de Alemania de 2006.

«Es una barbaridad que Theo Zwanziger haga público el contenido de una conversación telefónica», dijo al diario «Bild» de hoy el segundo de Franz Beckenbauer en el comité que organizó el Mundial. «Quizás se mencionó el nombre de Bin Hammam. Pero no voy a afirmar que fuera quien recibió el dinero. Sencillamente, no lo sé», recalcó Schimdt.

Zwanziger, ex presidente de la DFB, aseguró en una entrevista a «Der Spiegel» que Schmidt le dijo esta semana por teléfono que el dinero prestado a los alemanes por el entonces presidente de Adidas, Robert Louis-Dreyfus, había ido a parar a manos de Bin Hammam.

El qatarí, suspendido en 2012 de por vida por la FIFA, fue durante mucho tiempo miembro del comité ejecutivo y de la comisión financiera del ente rector del fútbol mundial. Bin Hammam respaldó en 2002 la candidatura de Joseph Blatter para la presidencia de la FIFA.

El escándalo sobre la presunta corrupción de la candidatura de Alemania 2006 se desató semana pasada al descubrir «Der Spiegel» un pago de unos 6,7 millones de euros (7,6 millones de dólares) de la DFB a la FIFA en el año 2005 que los alemanes declararon oficialmente como contribución para una gala mundialista en Berlín que nunca se celebró.

El dinero, según esta versión, procedía de un préstamo efectuado en 2002 por Louis-Dreyfus al presidente del comité organizador del Mundial, el ídolo del fútbol alemán Beckenbauer, quien firmó un pagaré.

La revista, que se remitió a un fax y a documentos de aquella época que declinó publicar alegando la «protección de sus fuentes», sostuvo que Alemania sobornó con ese dinero a miembros del comité ejecutivo de la FIFA para asegurarse el Mundial de 2006 contra la favorita Sudáfrica.

«Está claro de que hubo una caja B en la candidatura alemana al Mundial», opinó Zwanziger en la entrevista publicada hoy y acusó de mentiroso a su sucesor en la presidencia de la DFB y enemigo íntimo, Wolfgang Niersbach.

El propio Niersbach no se pronunció a las acusaciones de Zwanziger. El jueves tuvo problemas para explicar a la prensa el origen y el destino de los 6,7 millones de euros.

Niersbach negó que la transferencia estuviera ligada con la compra de votos y aseguró que el pago fue una condición para recibir en contrapartida una subvención millonaria de la FIFA para organizar el torneo. (dmz/dpa/hl)